Ver la entrevista de Demi Lovato: La cantante confiesa sus adicciones al alcohol y la cocaína

La cantante y actriz ha confesado todos los problemas que atravesó en su adolescencia y que la llevaron a rehabilitación

demilovato
Mireya Lázaro
12/12/2013

Parece que Demi Lovato ha decidido contar el infierno de adicción a las drogas y al alcohol que pasó en su adolescencia y lo ha hecho sin tapujos a través de una entrevista a Access Hollywood.

La actriz y cantante, de 21 años, acaba de publicar su libro ‘Staying Stron 365 Days a Year’ donde comparte todos sus problemas y su recuperación, pero aún así ha querido dar la cara en televisión y contarlo por ella misma.

Revelaciones tan duras como que no podía estar más de una hora sin consumir cocaína y que incluso había sido capaz de llevarla en aviones y consumirla cuando el resto de pasajeros no se daba cuenta.

Y es que mientras la estadounidense se convertía en la nueva niña Disney, su vida distaba mucho de esa imagen angelical que representaba. Los abusos con las sustancias estupefacientes no eran su único problema, el alcohol también estaba presente en su día a día. ‘Iba al aeropuerto con una botella de Sprite rellena solo con Vokda y eso a las nueve de la mañana’, ha afirmado la cantante.

Demi ha confesado que en momentos así fue cuando comenzó a darse cuenta de que había dejado de ser algo divertido, algo que haces por que eres joven, y se había convertido en una alcohólica.

Además ha desvelado que los trastornos alimenticios también le han perseguido durante toda su vida. ‘Cuando tenía ocho años empecé a comer compulsivamente hasta que vi el peso que estaba ganando y dejé de comer, empecé a vomitar hasta que ya solo me salía sangre por la boca, momento en el que me di cuenta que o paraba o me iba a morir’.

Su madre, Diana, presente en todo momento en la intervención de su hija la ha apoyado en todo e incluso ha tomado parte en la entrevista contando que ella misma ha sufrido esos propios problemas con la alimentación y que ha tenido que luchar contra ellos para poder ayudar a su hija.

A todos los problemas de la cantante, se unía una forma de desahogarse muy dañina, la de realizarse cortes a sí misma. Demi cuenta que era una forma de intentar que se fuera todo el dolor y que se realizaba las heridas en zonas ocultas para que nadie las viera.

Sin duda una duras y desagradables experiencias que con mucho esfuerzo y rehabilitación, la actriz ha conseguido dejar atrás y mantener una vida alejada de las drogas, el alcohol y todo aquello que la dañaba por dentro y por fuera.

Si quieres ver la entrevista al completo, puedo hacer aquí.