Valencia oscurece a Calatrava

El orgullo arquitectónico de la ciudad de Valencia es ahora su principal factura de la luz. El alumbrado que Santiago Calatrava diseñó para la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que consta de 2.090 tubos de neón, era una sangría para el Ayuntamiento, que se gasta 100.000 euros al año en su funcionamiento y […]

neivamara
22/6/2010

El orgullo arquitectónico de la ciudad de Valencia es ahora su principal factura de la luz. El alumbrado que Santiago Calatrava diseñó para la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que consta de 2.090 tubos de neón, era una sangría para el Ayuntamiento, que se gasta 100.000 euros al año en su funcionamiento y mantenimiento.

Por ello, a alguien se le ha encendido la luz en el consistorio valenciano y ha dado la orden para que dichos tubos sean sustituidos por farolas de fundición.

En concreto, 36 farolas de doble foco, que costarán 3.400 euros al año, un precio más que razonable para la zona más mediática de la ciudad.

El ahorro será de más de 95.000 euros al año, pues el diseño original de Calatrava suponía cuatro euros diarios por cada uno de los 2.090 focos que se encendían.