Valencia, líder en consumo de cocaína en Europa

Un estudio de las aguas residuales ha detectado que la capital del Turia sea una de las ciudades con más movimiento de la droga.

cocaina
Miguel Allepuz
26/7/2012

Valencia junto a Amberes, Ámsterdam, Valencia, Eindhoven y Barcelona son las ciudades de Europa con un mayor consumo de cocaína según un estudio realizado por universidades del continente.

Un amplio grupo de científicos ha realizado un estudio comparativo sobre el consumo de drogas ilícitas en 19 ciudades europeas, cuatro de ellas españolas, basado en el análisis de aguas residuales a través de biomarcadores urinarios. En el caso de España el consumo de cannabis y de cocaína es superior al de otras drogas, tales como las metanfetaminas y el éxtasis, pero se observan particularidades en cada una de las cuatro ciudades analizadas: Valencia, Castellón, Barcelona y Santiago de Compostela.

Entre las principales conclusiones del estudio, los responsables de la investigación destacan el hecho de que el mayor consumo de cocaína, expresado en miligramos consumidos al día por cada 1.000 habitantes, corresponde a Valencia, seguido de Ámsterdam, Amberes, Eindhoven y Barcelona.

En cuanto a Castellón, el consumo es semejante al de ciudades como Utrecht o Londres, y ligeramente superior al de Santiago, el cual se encuentra al nivel de París, Milán o Bruselas. Por otro lado, el consumo de cocaína en los países nórdicos puede considerarse bajo.

Se estima que en Europa se consumen unos 356 kilogramos por día, lo que representa aproximadamente entre el 10 y el 15% del total de cocaína consumida en todo el mundo, según las estimaciones de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Crimen Organizado.

En contraste con la cocaína, el consumo de metanfetamina es mayor en el norte y noroeste de Europa, principalmente Escandinavia y republica Checa. En general, dentro del grupo de drogas relacionadas con la anfetamina, son la metanfetamina y la propia anfetamina las que predominan en las aguas residuales europeas.

En Castellón, ninguna de estas dos drogas se detectó en las aguas, mientras que Valencia, Barcelona y Santiago presentaron niveles semejantes correspondientes a consumos intermedios/bajos, inferiores a los observados en ciudades del norte de Europa.

Por lo que respecta al consumo de MDMA, conocido como éxtasis, en Valencia y Santiago el consumo de éxtasis es aproximadamente la mitad del de Barcelona, pero en cualquier caso queda lejos del observado en países como Holanda y Bélgica. En Castellón también parece ser muy bajo, ya que no se llegó a detectar en las aguas residuales.

Finalmente, cabe señalar que el consumo más alto de cannabis corresponde a Holanda. El máximo índice se midió en la ciudad de Ámsterdam, seguido de Francia y España. Los investigadores consideran que en el caso de España, por su posición estratégica en el tráfico de marihuana, supone un mercado importante de esta sustancia. Además de Barcelona, ciudades más pequeñas como Castellón y Santiago muestran niveles relativamente altos de consumo de cannabis, ligeramente superiores en consumo per cápita al de Valencia.