Uno de los mensajes de texto enviados a Bárcenas contradice la comparecencia de Rajoy

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, manifestó que apoyó a Luis Bárcenas hasta que se tuvieron datos sobre las cuentas de Suiza. La oposición ha manifestado su incredulidad ante esta declaración y ha demostrado su falsedad a través de los mensajes enviados por el líder del PP al ex-tesorero.

ESPAÑA-RAJOY -ENTREVISTA
Angela De la Vega
2/8/2013

Tras un silencio prolongado acerca del caso Bárcenas, ha sido ayer cuando Mariano Rajoy escogió mencionar el nombre del ex-tesorero por primera vez en público. Ha sido también ayer cuando admitió haber cometido un error en lo que respecta al acusado aunque no admitiera ninguno de los hechos que se le achacan, como cobrar sobresueldos en sobres y en negro.

Solo bajo la amenaza de la moción de censura y la presión tanto nacional como internacional, ha comparecido Rajoy ante los medios para dar alguna especie de explicación. “Me equivoqué al mantener la confianza en alguien que ahora sabemos que no la merecía. Cometí el error de creer a un falso inocente, pero no el delito de encubrir a un presunto culpable” dijo el Presidente.

Según el Jefe del Ejecutivo, “le apoyé hasta el momento en que, a los cuatro años de iniciadas las investigaciones, llegaron datos que confirmaban la existencia de cuentas millonarias en Suiza, no declaradas a la Hacienda Pública, a nombre del señor Bárcenas.

Esto, además de revelar una manifiesta deslealtad con el partido que le había encomendado sus cuentas, confiado en él y defendido su inocencia, constituía un hecho ilegal que no admitía dudas, puesto que la existencia de ese dinero en Suiza a su nombre, la confirmó el juez y el imputado no pudo negarlo”.

Esto no es coherente con los hechos. El 18 de enero de este año, tras hacerse pública la existencia de esta cuenta, Mariano Rajoy enviaba un controvertido mensaje al ex-tesorero.

El mensaje decía “Luis. Lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamaré. Un abrazo”. Así, contradiciendo lo que afirmó el Presidente, las pruebas exponen un agujero en las declaraciones realizadas ayer por la mañana.

El Presidente no dio explicaciones acerca de la contabilidad del partido, ni de por qué podrían estar en manos de Bárcenas estos papeles en los que se indica algo tan grave como la financiación fraudulenta del Partido Popular o de los sobornos aceptados para la concesión de contratos de carácter público.

El Presidente se limitó a negarlo todo y defender su honradez e integridad, ambas características que se han visto emborronadas por contradicciones como la del mensaje de texto.