Un trabajador de la planta de residuos de Manises descubre un bebé muerto

El trabajador de la planta encontró al bebé sobre las 04:00 de la madrugada y alertó a los servicios de emergencia.

trat.residuos
Teresa Gandia
27/11/2013

Un trabajador descubrió, la madrugada pasada, el cadáver de un recién nacido en la cinta transportadora de la planta de tratamiento de residuos sólidos de Manises. El bebé llevaba el cordón umbilical sin pinzar ni atar, lo que indica que nació sin ningún tipo de asistencia médica en una vivienda y poco después arrojado a un contenedor de basura.

El cuerpo sin vida fue encontrado sobre las 04:00 de la madrugada, durante el proceso de reciclaje de los residuos descargados esa misma noche. Tras comprobar que lo que había visto era un bebé fallecido, el trabajador llamó al 112 para informar de lo ocurrido.

Al lugar se desplazó una patrulla de la Guardia Civil y otra de la Policía Local de Manises y también se movilizó un equipo del servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU), ante la posibilidad de que el bebé siguiese con vida. Pero los sanitarios no pudieron encontrar signos vitales, el bebé ya estaba muerto desde hacía varias horas.

El grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Valencia asumió las investigaciones para identificar a la madre del bebé. Las primeras indagaciones se centraron ayer en localizar el contenedor donde fue arrojado.

La principal hipótesis que barajan los investigadores, tras la inspección del cadáver y la planta de Manises, es un infanticidio en una vivienda de la comarca de l’Horta.