Un tercio del futuro de Valencia está borracho

Que el botellón es ya una forma de vida no se le escapa a nadie. Lo que sí es noticia son los datos de la investigación realizada por Socidrogalcohol sobre los hábitos de consumo de alcohol en los jóvenes valencianos, cuyas cifras son preocupantes. Según el estudio, que ha sido financiado por el Plan Nacional […]

neivamara
10/6/2010

Que el botellón es ya una forma de vida no se le escapa a nadie. Lo que sí es noticia son los datos de la investigación realizada por Socidrogalcohol sobre los hábitos de consumo de alcohol en los jóvenes valencianos, cuyas cifras son preocupantes.

Según el estudio, que ha sido financiado por el Plan Nacional Sobre Drogas, el 32% de los adolescentes entre 14 y 18 años practica la borrachera al menos una vez por semana, considerando tal como la ingesta de cinco o más copas en un espacio de tiempo de dos horas.

En el espectro de las edades universitarias, 19 a 26, las cifras son casi calcadas, con un 31.7% de los jóvenes repitiendo botellón semanalmente.

El aspecto más preocupante es que el primer colectivo, el más vulnerable a los efectos del alcohol, ha tardado únicamente tres años en alcanzar esos niveles de consumo.

Los efectos a medio y largo plazo de emborracharse continuamente son: lagunas en la memoria, mayor lentitud para procesar la información, problemas de atención y dificultades para realizar tareas de planificación y pérdida de control sobre los sentimientos.