Un jeque paga un millón de euros de propina por una cena

El chef Walter Martino cuenta que le dieron como propina un millón en oro y diamantes a cambio de una cena en Ibiza.

walter martino
Rodrigo Cortiña
16/9/2013

Walter Martino es chef privado en Ibiza desde hace ya casi diez años, buscando siempre y la exclusividad y diferenciación de su competidores no solo por la calidad de los productos con los que trabaja, sino que además él es el diseñador de los platos en los que se sirve la comida, que luego pasan a manos de un dibujante profesional para al final construirlos, según recogen en su web el Diario de Ibiza.

En la búsqueda de destacar y diferenciarse de la competencia, Martino tiene diseñado toda una serie de originales contenedores de comida que buscan convertir la gastronomía en toda una obra de arte.

Según el chef: “Yo mismo dibujo cómo van a ser mis platos y el boceto se lo paso a un dibujante profesional, que lo perfecciona, para luego mandarlo hacer y venderlo o usarlo en mis servicios especiales”.

Entre los clientes de Martino destacan magnates rusos, árabes, americanos algún español y sobre todo futbolistas que llegan a Ibiza en vacaciones, pero el cliente más destacado que tuvo el chef fue un principie multimillonario árabe que le dejó una propina de un millón de euros por una cena.

“Esto sucedió el 16 de junio cuando di un servicio en el barco de un príncipe de Dubai para celebrar su futura boda –cuenta Martino–, le gustó tanto el plato que se lo quiso llevar para compartirlo con su prometida en privado”.

El pago por los servicios fueron ochenta y cuatro diamantes y el oro macizo con el que se hizo la escultura gastronómica, ideada conjuntamente entre Martino y el escultor italiano Manuel Viscuso.

Martino ha optado por no desvelar el nombre del cliente tan especial, que pagó 800.000 euros por un cátering para once personas, si bien es cierto que apuros económicos no debe pasar para dejar un millón de euros de propina.