Un hombre rocía con spray de defensa a su mujer para luego golpearla y amordazarla

El hombre viajó durante toda la noche desde Francia, sin realizar paradas, para poder llegar cuanto antes a la vivienda donde ambos residían antes de la separación y donde ahora vivía la víctima.

POLICIA LOCAL DE TAVERNES
Teresa Gandia
22/11/2013

Un hombre de nacionalidad francesa, residente en Tavernes de la Valldigna roció a su mujer con un spray de defensa, le propinó una paliza e intentó atarla con intención de retenerla.

Fuentes próximas al caso han contado al diario ‘Las Provincias’, que la víctima había iniciado los trámites de separación el mes pasado. Pese a no vivir juntos tenía discusiones muy fuertes sobre el reparto de los bienes.

Los agentes de la Policía Local lograron arrestar al agresor identificado como D.J.L.M, antes de que continuara con el ataque. Una ambulancia acudió al lugar y trasladó a la víctima al Hospital Francesc de Borja de Gandia, donde fue atendida de los golpes que recibió.

El altercado comenzó sobre las doce del mediodía, en la vivienda donde vivía la víctima situada en la calle Cristóbal Almel.la, en pleno centro de la localidad de La Safor. El presunto agresor había vuelto a su país tras la separación y viajó durante toda la noche del pasado miércoles sin realizar ninguna parada en su trayecto para conseguir llegar cuanto antes a la casa donde residían durante los últimos años.

Al llegar a la ciudad, el hombre esperó en el portal hasta que salió la mujer, se abalanzó sobre ella y la empujó con fuerza hacia el interior del edificio. Fue en ese momento cuando la roció con el spray de defensa, le propinó varios golpes en la cara y las costillas y luego intentó amordazarla.

Una de las vecinas avisó a la policía asustada por los gritos que se oían en todo el edificio y que procedían del interior de la vivienda. Los agentes llamaron a la puerta y fue el propio marido quien les abrió. Los agentes se encontraron con la mujer herida, tirada en el suelo. El hombre fue detenido y pasó a manos de la Guardia Civil.

La víctima había mostrado, durante los días anteriores a la agresión, su preocupación a los vecinos, dijo que temía que “algo malo” podría sucederle. Uno de los vecinos comentó que el marido estaba muy enfadado porque acusaba a su mujer de querer apropiarse de todos los bienes que compartían.

La pequeña localidad ha quedado totalmente consternada tras la brutal agresión y los conocidos de la víctima confían en su pronta recuperación.