Tres sanitarias condenadas a la cárcel por dar una sobredosis mortal de quimioterapia

La Audiencia de Valencia mantiene la condena de prisión para una farmacéutica y dos enfermeras por el incidente de 2005, donde se suministró a un paciente de cáncer de páncreas diez veces más la dosis de quimioterapia que debía recibir.

carcel-sanitarias-sobredosis-quimioterapia
Ana Gimenez
12/8/2013

La Audiencia de Valencia mantiene la condena de prisión para una farmacéutica y dos enfermeras por administrar diez veces más la dosis de quimioterapia que debían a un joven con cáncer de páncreas. A causa de la negligencia el paciente falleció a los pocos días.

Los hechos se remontan a 2005, año en el que detectaron al paciente un tumor en el páncreas. La víctima debía acudir al Hospital Clínico de Valencia para seguir el tratamiento con el objetivo de disminuir el tamaño del tumor para que pudiera ser intervenido. Fue en el tercer ciclo del tratamiento de quimioterapia, cuando la farmacéutica recetó para la preparación del fármaco, en lugar de la puesta de un vial, nueve viales.

La auxiliar cogió la hoja de preparación y llevó todos los medicamentos ordenados al laboratorio donde llevaban a cabo su elaboración. Entonces las dos enfermeras condenadas, prepararon la bolsa para el paciente con la dosis indebida. Cuando se dieron cuenta del error, se suspendió el tratamiento pero el paciente ya comenzaba a mostrar síntomas y su estado de salud iba empeorando.

Solo pasaron tres días cuando sufrió una hemorragia digestiva y su función renal empezó a deteriorarse. En octubre volvió a tener otra hemorragia y a los dos días finalmente falleció.

El tribunal ha condenado a las tres sanitarias por un delito de homicidio imprudente estimando que existe una vinculación entre la sobredosificación y la causa de la muerte. Mantiene para las acusadas la pena de cárcel y multa a una cuarta, auxiliar de farmacia, por estar implicada en la cadena de traslados de los medicamentos suministrados.

En relación a la acusación de homicidio imprudente, el tribunal declara que, “teniendo en cuenta la especial exigencia de cuidado que tanto en el protocolo como en el prospecto de la droga suministrada le era exigible”, la farmacéutica cometió un error “inadmisible” en la prescripción al pedir en lugar de los 900 miligramos indicados 9 gramos.

Con lo que el fallo de la acusada trajo una consecuencia “previsible y evitable ya que no puede excluirse que el déficit renal advertido en el paciente, por muy reversible que fuera en el diagnóstico inicial, desencadenara el fracaso multiorgánico que acabó con su vida”. Pero al estimar dilaciones indebidas, el letrado ha rebajado tres meses la pena de cárcel, en su día fijada en un año y medio.

Y para las tres acusadas, el tribunal valenciano finalmente les ha retirado la inhabilitación profesional al tener en cuenta que se trató de un “error de transcripción” no equiparable a un fallo en el diagnóstico.

El abogado Ignacio Grau ha dicho estar conforme a la calificación jurídica de “homicidio imprudente”. Aunque no lo está con algunos hechos que se recogen en la sentencia y que está analizando con detenimiento.