Tomar diariamente omeoprazol puede provocar demencia, anemia y daños neurológicos

La ingesta diaria de omeoprazol durante dos o más años aumenta hasta un 65% las probabilidades de tener niveles bajos de vitamina B12 y, por tanto, sufrir estas enfermedades

Omeoprazol
Maria Molina
11/12/2013

La ingesta prolongada de omeoprazol y medicamentos similares puede provocar el déficit de la vitamina B12 y, por tanto, demencia, anemia y daños neurológicos, según un estudio realizado por la organización Kaiser Permanente, proveedora de servicios de salud en Estados Unidos.

La investigación estima que entre el 10 y el 15% de los adultos mayores de 60 años tienen deficiencia de vitamina B12. La vinculación entre el omeoprazol y la carencia de dicha vitamina tiene como origen la reducción del ácido gástrico por parte del medicamento.

El omeoprazol disminuye el ácido gástrico y éste déficit hace que no se libere tanta vitamina B12, disminuyendo su unión a ciertas proteínas.

El omeoprazol, cuyo término oficial es “inhibidor de la bomba de protones”, es utilizado para evitar malestares relacionados con la irritación por reflujo gástrico, o para la protección gástrica frente a medicamentos agresivos.

Para llegar a estas conclusiones, la organización Kaiser Permanente evaluó, entre 1997 y 2011, a 25.956 pacientes con un diagnóstico de déficit de vitamina B12 y los comparó a 184.1999 personas sin este trastorno. Además, los médicos controlaron la exposición de éstos a fármacos antiulcerosos como omeprazol o exomeprazol y ranitidina o famotidina.

El estudio reveló que las personas que tomaron diariamente un medicamento del grupo de omeprazol durante dos o más años tenían un 65% más de probabilidades de tener niveles bajos de vitamina B12 que quienes no habían ingerido estos fármacos con tanta frecuencia.

Así, tomar 1,5 comprimidos diarios implica un 95% de probabilidad de sufrir un déficit de B12.

La investigación concluyó que quienes se medicaron con ranitidina o famotidina presentaban un riesgo un 25% mayor de este déficit vitamínico.

Tras la publicación del estudio, el presidente electo de la Sociedad Española de Patología Digestiva, Fernando Carballo, explica que después de las conclusiones extraídas por la organización Kaiser Permanente no hay que dejar de ingerir estos fármacos, pero “hay que utilizarlos bien, es decir, cuando estén indicados” ya que “el problema es el sobreuso en pacientes polimedicalizados para la protección gástrica”.

Para contrarrestar los efectos de una alta ingesta de estos inhibidores, el presidente de Semergen recomienda hacer mediciones periódicas de la vitamina B12 en aquellas personas que estén en tratamiento crónico con estos medicamentos y “administrar esta vitamina una vez al mes por vía intramuscular”.