Smartphones: Cómo prevenir el robo y cómo actuar en caso de producirse

Kaspersky lab nos da las claves sobre cómo actuar en caso de robo o pérdida de un ‘smartphone’.

Consejos perder smartphone
Angela De la Vega
15/7/2013

La compañía rusa especializada en seguridad electrónica Kaspersky Lab ha publicado unos consejos preventivos para atenuar los inconvenientes derivados del robo o pérdida del smartphone. Según datos del 2012 el número total de denuncias de móviles robados o perdidos asciende a 280.000 en España durante la época estival.

Un smartphone no es sólo un teléfono con unos cuantos accesorios. Este dispositivo constituye hoy día una herramienta de trabajo y un elemento de ocio que nos permite socializar a distancia a la vez que enviamos documentos a nuestra empresa. En él almacenamos todos los días cientos de datos, números de teléfono, archivos, imágenes, o sonidos que nos hacen la vida más fácil y más amena. Es por ello que perder un smartphone puede suponer un grave problema para algunos.

Algunos de los consejos que nos da Kaspersky son aquellos que derivan del sentido común: vigilar el dispositivo constantemente, bloquear el teléfono con un código PIN o un patrón de desbloqueo, para que en caso de robo o pérdida no accedan a los datos del dispositivo, o el uso de programas y accesorios que impidan el robo o pérdida de datos.

Se recomienda el uso de un seguro sobre el dispositivo, sobre todo si el valor del móvil es elevado o si se considera que los datos contenidos son de extremada importancia. Los seguros nos permitirán recuperar el dispositivo.

Asimismo, realizar copias de seguridad del contenido es un buen método de prevención. Y para cerciorarse de que no se pierden de ningún modo, podemos subir estos documentos a algún tipo de ‘nube’ o disco duro virtual. Algunos entornos móviles, como Android, guardan los contactos junto con otros datos relacionados con el uso de Chrome.

Es indispensable, según la empresa rusa, crear un pasaporte teléfono móvil, es decir, anotar todos los datos importantes del dispositivo. Se ha de tener en cuenta, entre otros, el contacto del operador, número de cliente, número de teléfono, el código IMEI de 15 dígitos y el número de la tarjeta SIM.

Si a pesar de las precauciones la pérdida o robo ya se ha producido, existe un “plan de emergencia” que se puede seguir en estos casos. Primero debemos llamar al ‘smartphone’ robado o perdido. Si tenemos un software de protección instalado podemos geolocalizarlo vía satélite, enviar un mensaje al dispositivo y, de ser necesario, borrar el contenido que nos interese.

Existe software llamado ‘de asistencia remota’ (TeamViewer, LogMeIn…) que permite acceder al propio dispositivo móvil, descargar el contenido que deseemos recuperar o enviarlo por correo electrónico. Son de fácil uso y no constituyen ningún tipo de peligro para el pc. El inconveniente de este tipo de programas es que requiere que el ‘smartphone’ en cuestión tenga el mismo programa y que esté encendido. Se pueden encontrar múltiples tutoriales sobre cómo usar estos programas a lo largo de toda la red.

Es imprescindible bloquear la tarjeta SIM sea el teléfono de contrato o de prepago. Si se trata de un robo se debe informar a la policía del suceso, proporcionándoles los datos del pasaporte que hemos elaborado previamente.