Se cumplen 58 años de la riada de 1957

Tal día como hoy hace 58 años Valencia vivió la catástrofe natural más importante de su historia. Hoy, una exposición muestra las consecuencias que tuvo en la ciudad a nivel urbanístico

Puente_de_Campanar_-_Riada_1957
Mireyalazaro
13/10/2015

Tal día como hoy hace 58 años, en Valencia se registraron precipitaciones de más de 300 mm en toda la ciudad. Le siguieron al día siguiente lluvias de más de 100 mm, lo que ocasionó el desbordamiento del río Túria.

En plena dictadura, y con Valencia aún recuperándose de las duras consecuencias de la guerra civil, además de las malas cosechas de los años anteriores, Valencia quedó devastada bajo un manto de agua que sumió a la ciudad en un caos.

La noche del 13 de octubre por la noche, los valencianos se despertaron atónitos ante lo que se les estaba viniendo encima, pues el agua arrastraba con fuerza todo lo que encontraba a su paso. Los escombros arrastrados por el agua caída en el interior de la Comunitat, que había alcanzado los 500 mm, empezaba a taponar los ojos de los puentes de la ciudad, para inmediatamente después comenzar a desbordar.

Al día siguiente se vivió un desbordamiento aún más violento y los valencianos, que aún no habían tenido tiempo de reaccionar a la primera oleada, no pudieron ni mucho menos prevenir la segunda, lo cual ocasionó un gran desastre por toda la ciudad que se cobró más de 80 víctimas, además de innumerables daños materiales.

El agua llegó a alcanzar los 3’20 metros en los jardines del Parterre y en la calle Doctor Oloriz el agua llegó a sobrepasar los 5 metros. Muchas familias lo perdieron todo y tuvieron que salir corriendo de sus hogares en busca de zonas altas en las que refugiarse. Valencia estuvo varios días sin agua potable, sin electricidad y sin posibilidad de contactar vía telefónica, pues los teléfonos colapsaron. Cedieron los cimientos, se derrumbaron casas y desaparecieron puentes dejando Valencia totalmente incomunicada.

A causa de todo esto las ayudas tardaron mucho en llegar, y no por falta de ganas, pues pueblos, como Alcoi, Sueca, Torrent, Gandía, Burjassot, Alzira y muchos otros se volcaron en enviar raciones de alimentos y bebida a los valencianos. Durante los días posteriores empezó a llegar la ayuda desde el resto de España, destacando Murcia, e incluso desde países como Francia, Portugal, Holanda, Gran Bretaña e Italia.

No obstante la gestión en el envío de las ayudas por parte del gobierno central no fue la idónea, y llevó al alcalde de entonces, Tomás Trénor Azcárraga, a enfrentarse con el mismo Franco, lo cual ocasionaría posteriormente su destitución, aunque el enfrentamiento sirvió para poder agilizar la llegada de ayuda.

Aquella gran catástrofe en Valencia tuvo muchas consecuencias en la infraestructura de la ciudad comenzando con el Plan Sur, por el cual se desvió el río por el sur de la ciudad y por el que el antiguo cauce se convirtió en uno de los pulmones más importantes de Valencia.

Hoy se pueden contemplar instantáneas y documentación del momento y de la evolución y mejoras de la ciudad desde la riada en la exposición “Hechos de Agua”, que se puede visitar en el Centro Cultural Bancaja.