Schalke 04 vs Valencia: 3-1

No pudo ser. A pesar de merecerlo y ser mejor que el Schalke en el partido de vuelta y en la eliminatoria, el Valencia cayó ayer (3-1) y queda eliminado de la Champions League. La sensación que se le quedó anoche a la plantilla y a la afición fue agridulce con regusto amargo. Los de […]

colaborador
10/3/2011

No pudo ser. A pesar de merecerlo y ser mejor que el Schalke en el partido de vuelta y en la eliminatoria, el Valencia cayó ayer (3-1) y queda eliminado de la Champions League.

La sensación que se le quedó anoche a la plantilla y a la afición fue agridulce con regusto amargo. Los de Unai Emery realizaron, posiblemente, su mejor partido de lo que va de campaña. La falta en la definición fue capital en el desenlace en la eliminatoria.

Ayer no apareció Raúl. Bien atado por la defensa ché, el Schalke tuvo que utilizar un plan B con Farfán y Gavranovic que, más allá de sus goles, estuvieron perfectos en los pocos fogonazos que tuvieron los alemanes en ataque.

Se adelantó el Valencia en un partido que parecía controlado. Ricardo Costa ponía en el 17 la eliminatoria muy cuesta abajo para los de Emery. Tocaba seguir tocando y estar serios atrás. Ni el más pesimista imaginaba el desenlace final.

A falta de cinco minutos para el descanso, Farfán puso el empate. El equipo alemán, un flan en defensa, llegaba y marcaba. Tocaba replantear el partido al descanso.

Emery lo tuvo claro. No había que tocar nada. El Valencia estaba siendo superior al Schalke y, si todo iba como debía, alguna de las que se le estaban escapando, le entraría. En otra jugada aislada, Gavranovic sembraba de nubarrones el futuro europeo del Valencia, obligado a venirse arriba.

A pesar del 1-2 las ocasiones seguían siendo blanquinegras. Aduriz, una y otra vez, erraba en la definición y sus compañeros, más de lo mismo. Se agotaba el tiempo. Ya en el descuento, Farfán se aprovechó de la subida a la desesperada valencianista para poner un 1-3 que nunca reflejó lo visto en el marcador. El Valencia se marchaba de Europa habiendo sido mejor en el global de la eliminatoria. La falta de puntería sale cara.