Sanidad retirará en agosto la financiación de 15 píldoras anticonceptivas: Ver cuáles son los anticonceptivos afectados y su precio

A partir del 1 de agosto ocho formulaciones de anticonceptivos orales dejarán de estar cubiertos por la seguridad social.

anticonceptivos
Mireya Lázaro
17/7/2013

La lista de medicamentos que dejan de estar financiados por la sanidad pública aumentará a partir del 1 de agosto con la retirada de la subvención de ocho formulaciones de píldoras anticonceptivas de tercera generación, es decir, las más modernas. Un total de 15 tipos de pastillas, compuestas por drospirenona y etilestradiol, dejarán de estar cubiertas y su precio pasará a ser de entre 9 y 43 euros.

Fármacos como Drosianelle, Yasminelle o Dretine, de los laboratorios Bayer y Teva, son, entre otros, los afectados por esta medida del Gobierno. Por lo que el listado de píldoras más modernas cubiertas cae de 10 tipos diferentes de formulaciones a solo dos, se pasa, por tanto, de 18 de medicamentos financiados a tres. Mientras que los genéricos compuestos por desogresol y etinilestradios, cubiertos desde hace cuatro meses, si que continuarán disponibles dentro de la subvención sanitaria.

Tanto la oposición del Gobierno como expertos en salud reproductiva han manifestado su desacuerdo con esta medida. Desde el PSOE alegan que se trata de una medida que pretende implantar ‘la ideología ultraconservadora’ del ejecutivo popular.

Alexa Segura, de la Federación de Planificación Familiar Estatal, critica duramente esta decisión. ‘No está garantizado el acceso a todos los métodos con equidad. Ahora hay un gran número de usuarias que solo pueden pagar las financiadas; por eso es tan grave reducirlas. No hay tantos métodos como para que nos permitamos sacar alguno… Y el acceso al preservativo también es complejo’ afirma Segura e incide en que en muchas ocasiones ‘el médico tendrá que recetar la financiada, no la más idónea’.

Por su parte, una portavoz del ministerio que dirige Ana Mato afirma que se trata de una decisión tomada en base a criterios de ‘sostenibilidad y optimización de recursos’. Y que estos fármacos, que actualmente se recetan a más de un millón de mujeres, ‘no presentan ninguna ventaja añadida frente a los que siguen financiandose’