Salvados: Quejas de las compañías telefónicas y bancas

Jordi Évole analiza en El cliente perfecto por qué estas empresas están en la parte más alta de la lista de las quejas de los consumidores

salvados el cliente perfecto
Ximo Roselló
18/2/2013

Compañías telefónicas, banca y compañías eléctricas son los tres tipos de empresa que más quejas se llevan por parte de los consumidores. Por ello, Jodi Évole ha querido analizar el porqué de esta situación en Salvados: El cliente perfecto.

Para ello, Évole se entrevistó con varios trabajadores de compañías telefónicas que le afirmaron que los derechos de los clientes “no se respetan” y que, aunque darse de baja conlleva el mismo papeleo que hacer una alta, y casi un “milagro” que te la den.

También habló con Kim Faura, Director General de Telefónica Cataluña, a quien, primero de todo, Jordi quiso agradecer su participación porque un miembro de la directiva de una empresa como esa no suele aceptar acudir al programa. Faura explicó cómo funciona el servicio de atención al cliente de la conocida empresa para poder defender su punto de vista y demostrar que también hay cosas que hacen “bien”.

El Portavoz de FACUA-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, explicó que en España “somos de patalear pero no denunciamos lo suficiente y nos quedamos de brazos cruzados”, por el desconocimiento de la legislación que defiende al consumidor.

Ana Collía, ex directora general de Consumo del Gobierno vasco, dio su punto de vista sobre cómo ayudan al consumidor y afirmó que la justicia “no” es uno de sus aliados en este país.

Ana Mato suprimió la Dirección General de Consumo “para ahorrar y porque la defensa del consumidor no interesa demasiado”, afirma. A diferencia de Alemania que tiene grandes organizaciones de consumidores y tienen unos grados de influencia de que les hacer partícipes de las leyes.

Los consumidores “actuamos de una manera irresponsables. Nos mostramos débiles y decimos amén Jesús a todo”, declaró Ana Collía. Al consumidor tampoco se lo ponen fácil con la letra pequeña, le comenta Évole. “El problema no es la lectura. Tenemos un deber de si no lo entendemos no lo cogemos. Si alguien no entiende lo que lee que no firme”, concluyó.

Respecto a las quejas sobre la banca, Pau Monserrat, ex empleado de la banca, afirmó a Jordi Évole que el cliente “siempre está en la cola”.
En la banca de una oficia “es una tienda”, asegura Pau. “Si tiene una campaña y tiene que cumplir, va a intentar vender el producto”. “Está haciendo su trabajo”. Es más, asegura Pau, el director muchas veces no sabe lo que vende. Se piensa que es el máximo responsable pero es “el máximo vendedor y el cliente siempre está en la cola”.

Para dar muestra de hacía donde llevan los intereses de los bancos, Dolores Dacal explicó la estafa que sufrió por parte de uno de ellos con las famosas participaciones preferentes y contó la experiencia que vivió y, con ella, Pau explicó lo que le sucedía.
El caso de las preferentes es conocido pero “la banca puede ser que esté creando nuevos productos de riesgo y si no leen la letra pequeña y no la entienden lo seguirán colocando”, comentó Pau.