Salvados: La privatización de la Sanidad, en el programa de Jordi Évole

El capítulo De paciente a cliente nos habla del modo en el que se gestionan los hospitales privatizados

salvados de paciente a cliente
Ximo Roselló
11/2/2013

Decir Salvados es como hablar de polémica. El programa de Jordi Évole volvió un domingo más, esta vez sobre la privatización de la sanidad. Bajo el nombre de De paciente a cliente, Jordi Évole entrevistó a la periodista de El País Elena Sevillano, quien sigue de cerca este tema.

Antes de nada, la periodista aclaró que privatizar es “es cuando una administración tiene un hospital público y decide ceder su gestión a una empresa privada. La Administración hace unos pliegos con las condiciones que quiere, las empresas se presentan y compiten entre ellas, intentando ofrecer el menor precio”. A ese hospital no deja de llegar dinero público porque la financiación sigue siendo pública “no puede ser de otra manera”.

También afirmó que un hospital es un buen negocio para una empresa privada porque “¿qué administración dejaría caer un hospital?”.

A continuación Évole habló con Mónica García, médica anestesista y portavoz de AFEM. La médica quiso matizar que no se trata de un aspecto laboral porque “la mayoría de nosotros vamos a mantener nuestro puesto de trabajo”, sino que van a “introducir la especulación en la sanidad pública, por eso es tan grave”.

Para continuar con la polémica de la privatización de la Sanidad, el programa se desplazó hasta Alzira (Valencia), al primer hospital privatizado de España. Con él, Toni Martínez, periodista de La Marea, explicaba a Évole los inicios de esta privatización y cómo la Generalitat tuvo que paga 44 millones de euros or el dinero estimulado que faltaba por amortizar la construcción del hospital y 25 millones más por un “lucro cesante”, por el dinero que la empresa iba a dejar de ganar..

En frente de este hospital gestionado de forma privada, Éolve entrevistó a algunos pacientes. También habló con una subdirectora de admisión del hospital, “un cargo intermedio”. Que una empresa privada quiera ganar dinero gestionando un hospital como el de la Ribera ¿va en detrimento de la atención al usuario? Preguntó el periodista. “Ahí están los datos”, contestó la subdirectora. No obstante, estos datos parece que no existen.

Otro de los especialistas entrevistados fue Rafael Bengoa, exconsejor de la Sanidad de Euskadi y elegido por Obama para asesorar sobre la reforma sanitaria. “No es verdad que haya una crisis económica en la sanidad pero se ha querido llevar ese concepto para crear una tormenta perfecta para hacer cosas”.

Para no gastar tanto en Sanidad, Bengoa aconsejaba lo siguiente: Se puede ahorrar sin recortes ni copago en la sanidad pública “gestionando la enfermedad de los pacientes” porque es un paciente “bien formado, que gestiona bien su enfermedad y que tiene mejores resultados que uno que depende de ir a la consulta”.

No hay transparencia de datos porque “España no es transparente”. “La sanidad pública no solo no es una ruina sino que es uno de los mayores logros de los 40 años de democracia española”, concluyó.

Jordi Évole habló también con tres medicos relacionados con hospitales privatizados. Alicia Juan, auxiliar del Hospial de Manises, Artur Royo, médico de familia del centro de salud de Pego y José María Paricio, ex jefe de pediatría del hospital de Denia.

Entre las declaraciones que hicieron los tres especialistas, dejaron algunas frases lapidarias como “un medico responsable de un ingreso en urgencias cobra más si no hospitaliza al paciente”, según afirmó Artur. También aseguró que en los hospitales privados “hay más gente con corbata que con bata”.