Salvados: Jordi Évole estudia los aditivos de los alimentos en ‘Qué comemos’

El periodista quiso despejar las dudas sobre todos los aditivos de los alimentos que consumimos. Antioxidantes, edulcorantes, colorantes, conservantes, ¿son seguros, quién los controla?

salvados_quecomemos
Ximo Roselló
6/5/2013

En el programa de anoche de ‘Salvados: Qué comemos’, Jordi Évole quiso despejar las dudas sobre todos los aditivos de los alimentos que consumimos. Antioxidantes, edulcorantes, colorantes, conservantes, ¿son seguros, quién los controla?

Para ello, Évole habló con Eduard Rogríguez-Farré, profesor del CSIC y experto en Toxicología y miembro del Comité Científico de Nuevos Riesgos para la Salud de la Unión Europea. El profesor aseguró que hay “productos que llevan 30 años en uso y que tienen evidencias que producen patologías que no se retiran”. Asegura que la industria no es mala, sólo que echa en falta “la aceptación de estudios científicos y que establezcan normativas que regulen estos aspectos”.

Por su parte, Sara del Río, responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace España, asegura que no comería un pescado recogido en el Embalse de Flix, Tarragona, donde se encuentró con Jordi Évole. “Si mi idea es proteger mi salud, jamás”.

La razón está en que el 15% del pescado del lugar donde se encuentran hasta 90 kilómetro abajo, en el Delta del Ebro, está prohibido; el 40% no recomendable su consumo y el 70% con niveles muy elevados de mercurio.

Sobre los tóxicos de los pescados, Jordi Évole también hablo con Ferran Ballester, profesor de la Universitat de València, de los cuales destacó el mercurio también. “Todo el pescado fresco y pequeño tiene muy poco mercurio. Los que más mercurio acumulan son los pescados depredadores y que viven muchos años como son el pez espada, el emperador, el atún rojo y el tiburón”, alerta.

De los piensos que comen los animales tampoco se habla demasiado bien. Ricard Parés, director de PORCAT asegura que la proteína proveniente de otros animales está 100% prohibida “influida por las vacas locas”, aclara Miquel Porta, catedrático de Salud Pública de la UAB

 “Los aditivos pueden ser seguros, pero hay compuestos que tienen efectos indeseables muy graves”. Son palabras de Miquel Porta, catedrático de Salud Pública de la UA.

Los tóxicos llegan al cuerpo a partir de lo que “comemos”.El 97% de las dioxinas y PCBs que hay en el cuerpo proceden de las partes grasas de los alimentos que se consumen, es decir, llegan antes a los animales que se consumen a través del pienso con el que se alimentan.

Por otra parte, José Miguel Mulet, profesor de Biotecnología e investigador de la UPV, asegura que hoy por hoy no hay que preocuparse por la comida. “Es más segura que ha sido nunca”.

Las hamburguesas, por ejemplo, llevan sulfitos, que son unos compuestos reducidos de azufre para matar bacterias. Es bueno “en su justa medida”. “Para intoxicarte tendrías que tomar una tonelada o dos de hamburguesas”.