RTVV despedirá a 1.198 trabajadores

El ERE se aprobó anoche con seis votos por parte de los representantes elegidos a propuesta del PP en contra de los cinco de PSPV, EU y Compromís, que votaron en contra. Medio millar de personas protestaron en contra de los despidos porque consideran que los trabajadores no tienen la culpa de los 1.200 millones de deuda

RTVV despedira a 1.198 trabajadores 02
Ana Bort
22/8/2012

Casi mil doscientas personas serán despedidas de RTVV. El consejo de administración ha aprobado en la madrugada de hoy con los votos de los representantes elegidos a propuesta del PP (seis de once) el despido de 1.198 empleados, con una indemnización de veinte días por año trabajado. Los representantes de PSPV, EU y Compromís se han opuesto.

Decenas de trabajadores reaccionaron contra esta medida con protestas y huevos lanzados en contra de los coches en los que los consejeros salían del edificio. Acusan al consejo de gestionar de forma incorrecta la crisis y hacer pagar a los empleados por los errores de la cúpula directiva de RTVV. Por su parte, el comité de empresa anunció que presentará una demanda colectiva contra el ERE y los socialistas también plantean impugnar la reunión del consejo de administración.

El ente se verá obligado a cambiar de modelo y privatizar gran parte de su programación, pero esto no significará que la influencia del Gobierno Autonómico cese. Tendrá la potestad de designar al director general y los representantes de la oposición no podrán bloquear las decisiones tomadas por el consejo de administración.

Con 1.200 millones de deuda y un 4,2% de audiencia, RTVV se había ganado la fama de ser una cadena de radio y televisión gubernamental, sobre todo tras los sonados escándalos de financiación irregular de la visita del Papa, las vinculaciones con el caso Gürtel, los casos de abusos sexuales y su omisión de los nombres de algunos políticos del PSPV durante varios meses, aparte de la escasa información vertida sobre la corrupción de la Generalitat Valenciana durante la crisis de Francisco Camps.