Rituales de Halloween: Hechizos para atraer la buena suerte, limpiar la casa y pedir deseos

Cualquier noche del año puede ser adecuada para hacer un hechizo y atraer lo bueno a nuestra vida, pero sin duda la noche de Halloween es un poco más especial

rituales halloween
editor
31/10/2013

Hoy es uno de esos días en los que se puede creer un poco más en la magia. Por ello, si deseamos buscar energía positiva, eliminar malos pensamientos, borrar malas vibraciones de nuestra casa o un nuevo comienzo, cualquier día es bueno, aunque la noche de Halloween puede ser también un momento especial.

Parece ser que según la mitología, durante esta noche las leyes de la naturaleza quedan en suspenso y por ello las almas vagar por el mundo buscando un lugar en el que asentarse, por lo que es conveniente crear una protección para la casa y así conseguir que las malas energías no se queden en ella.

Uno de los métodos es encender carbón vegetal en una cacerola de barro. Hay que añadirle una rama de ruda, romero, laurel y las cáscaras de un ajo, cuya combinación conseguirá que se alejen envidias, celos y malas energías y apoyarán nuestra salud física y espiritual.

Después hay que pasear por la casa con la cacerola dejando que el humo impregne todas las estancias y para que las limpie de la energía negativa que allí se haya depositado.

Si queremos crear un amuleto de buena suerte, podemos colocar tantas castañas como miembros de la familia tengamos en un plato y con pintura blanca, escribir la inicial de cada uno en cada castaña.

Después hay que dejar reposar una noche completa las castañas cubiertas por el laurel y al día siguiente, entregar a cada miembro de la familia su castaña para que la tenga durante doce meses en un sitio cercano a donde duerma.

Halloween también es un buen momento para atraer buenos deseos e intentar alejar las emociones negativas. Hay que escribir en un papelito todas las cosas que queremos sacar de nuestra vida y en otro, todo lo bueno que queremos que nos pase.

En una olla, hay que quemar alcohol y cuando haya fuego, arrojar el papelito donde hemos escrito todo lo negativo y esperar a que arda al completo concentrándonos en las cosas malas que queremos borrar de nuestra existencia.

Después y con mucho cuidado, porque puede saltar la llama, hay que quemar de nuevo alcohol y cuando haya fuego, quemar el papel con los deseos y las cosas buenas que queremos que nos pasen y quemarlo junto con un poco de laurel, sin dejar de pensar en lo positivo.