Resumen y análisis de la jornada 29 Liga BBVA española

Análisis y resumen de la jornada 29 de la Liga BBVA de España

_valencia_0450d9f2
Alberto Ferrer
24/3/2014

La Liga más competida de los últimos años sigue vigente. La victoria del Barcelona en el feudo madridista permitió que los culés no se descolgaran más de la primera posición tras unas jornadas irregulares. A un punto se sitúan los de Martino del Atlético, que comparte liderato con sus vecinos del Bernabéu. Una disputa que, si bien es intensa entre los tres primeros, poco menos podemos hablar de la lucha por Europa. Ritmo constante de los aspirantes a la disputa de competición continental el próximo curso y lucha, también, semana tras semana por escalar y escapar de los puestos de descenso en la parte baja de la tabla española.Barca-Real-Madrid-Partido-10-j_54401956688_54115221154_600_396

Abrió la jornada Balaídos el pasado viernes. El estadio celtiña recibió al Málaga que, más necesitado de puntos que los celestes, sacó las garras y surtió a los de Luis Enrique de dos zarpazos para salir victoriosos.

El sábado comenzó en Cornellá-El Prat. Duelo intenso y de tú a tú entre en Espanyol y el Levante que, con una mitad para cada conjunto, quedó como empezó, empatado a cero. Faltó chispa en la punta de ataque de los dos bloques. A pesar de ello, el punto supo mejor a los granotas, por lo que supone sumar en el feudo perico, que al conjunto del Vasco Aguirre, quien sintió haber dejado escapar dos puntos importantes de cara al tramo final de la Liga BBVA.

Y la competición siguió marcada con las igualadas en Pucela. El Valladolid volvía a reencontrarse con su afición después de vencer hace un par de semanas al Barcelona. Empate a uno en el José Zorrilla frente al Rayo Vallecano. Un punto que es más valioso para los de Jémez, que ya se sitúan a tres puntos del descenso, que para los locales, quienes marcan el límite de las posiciones peligrosas y se sitúan decimoctavos con 27 puntos.

Los que siguen sumando de tres en tres son los leones de Valverde. El Athletic demostró que el traspié de hace unas semanas frente al Espanyol en San Mamés solo fue un susto y que, para alegría de la hinchada rojiblanca, la reformada Catedral sigue manteniendo un embrujo especial. Victoria de los vascos sobre el Getafe con uno de los mejores goles de la jornada, obra de Susaeta.

Y si en Bilbao demuestran que seguir ganando es el camino para mantener sus aspiraciones europeas, en Sevilla no se quedan cortos. Los de Émery viajaron esta semana a un campo complicado como El Sadar, pero, tras una gran primera parte, se impusieron a Osasuna y lograron tres puntos para continuar persiguiendo el sueño europeo.

Las alegrías en la capital hispalense van por barrios. Y es que, si los sevillistas celebraban el triunfo cosechado el Pamplona, sus vecinos del Benito Villamarín padecían una derrota más este curso contra un Atlético de Madrid con mucho que decir en este campeonato. Tras la debacle en la Europa League, en la que cayeron eliminados en la tanda de penaltis por el Sevilla, los verdiblancos recibieron dos goles del cuadro colchonero a los que no supieron hace frente. Tres puntos para los de la capital de España, que los posicionan en primer lugar, y ninguno para el equipo andaluz, quienes siguen siendo el farolillo rojo de la clasificación a nueve puntos de la salvación.

Por si faltaba emoción a esta jornada, la recta final del domingo fue de auténtico infarto. Primero el Valencia, a las 19:00 horas, recibió al Villarreal en un derbi de la Comunitat Valenciana con un trasfondo europeo importante. Un todo o nada para los ché contra un rival directo por las posiciones de competición continental en el que supieron salir triunfantes. De más a menos, el equipo de Pizzi se llevó los tres puntos gracias a un doblete de Javi Fuego. Los de Mestalla terminaron pidiendo la hora tras el gol de Gio Dos Santos a falta de siete minutos para la conclusión del choque.

El Clásico de los clásicos, el de los goles, el del pundonor y el de la intensidad. Un encuentro en el que nadie puede relajarse y en el que golpear primero vale por dos. El Barcelona venció a domicilio al Real Madrid por un ajustado 3-4 y demostró que todavía está todo por decidir. Los blaugranas, que empezaron golpeando con un gran tanto de Andrés Iniesta en el octavo minuto de partido, vieron como el Real Madrid remontaba el resultado gracias al acierto de Benzema y a la errática defensa culé. Dos goles del galo que tuvieron respuesta antes del descanso por el jefe del vestuario barcelonista, Leo Messi. Cuatro tantos en juego, pues el resto, tres, serían en el segundo tiempo y desde el punto fatídico. Una pena máxima a favor del Real Madrid y dos para el Barça, quien dejó la responsabilidad en la pierna de su ‘10‘, que firmó dos obras maestras, dio tres puntos para los suyos que dejan a los de Martino a un punto del primer puesto, y superó a toda una leyenda merengue como Hugo Sánchez en la clasificación de máximos goleadores del campeonato doméstico español.