Reino Unido bloqueará el acceso a vídeos de contenido adulto

La medida busca restringir el acceso a este tipo de contenidos y garantizará la protección de los menores en la web.

david-cameron_1735615c
Rodrigo Cortiña
22/7/2013

El primer Ministro británico, David Cameron, ha anunciado una serie de medidas para disminuir el consumo de cine para adultos a través de Internet, bloqueando desde el origen este tipo de páginas webs en ordenadores y teléfonos móviles, pudiendo desbloquearlo mediante una notificación al proveedor de Internet.

Las nuevas normas, que entrarán en vigor este año, contabilizarán como delito las imágenes que representen una violación y garantizará la protección de los menores, ya que según el Ministro, el acceso a este tipo de contenidos “está corroyendo a la infancia”.

La descarga de videos, antes de libre disposición, se regirá ahora por las mismas normas que al adquisición en las tiendas físicas: los buscadores tendrán que imponer filtros que bloqueen estos contenidos que el Reino Unido ya considera ilegales, y el Centro para la Prevención de la Explotación Infantil y Protección Online (NSPCC) tendrá más poder para examinar las redes de intercambio.

Cameron también ha cargado de forma dura contra los buscadores: “Tengo un mensaje muy claro para Google, Bing, Yahoo y el resto. Ustedes tiene el deber de actuar. Y es un deber moral. Si hay obstáculos técnicos para que actúen los motores de búsqueda no deben mantenerse al margen y decir que no se puede hacer. Empleen esos grandes cerebros para ayudar a superar los obstáculos”.

“Han desarrollado algoritmos que dan sentido a grandes cantidades de información”, añadió Cameron. “Pongan sus mejores cerebros a trabajar en esto y no se queden separados de nuestra la sociedad. Demuestren que son parte de nuestra sociedad y que deben desempeñar un papel responsable en ella.

En agosto se extenderá en cafeterías y estaciones de ferrocarril la etiqueta “Wifi Familiar”, que nace de un acuerdo entre seis proveedores de Internet a fin de garantizar el bloqueo de webs de contenido adulto en lugares donde pueden haber niños.