Recortes en las becas Erasmus: España podría perder 900 millones este año

A finales de este mes se presentará en Bruselas una correción a las cuentas anuales que implicará o desembolsar más fondos o la reutilización desde otros programas europeos

Recortes en las becas erasmus
Ana Bort
4/10/2012

Más de tres millones de estudiantes europeos han disfrutado del programa Erasmus desde su creación hace veinticinco años. Ahora, con la crisis económica, la falta de fondos amenaza con cercenar este programa de becas, según ha asegurado el portavoz comunitario de Presupuestos, Patrizio Fiorilli.

Los recortes de los países miembros en el presupuesto anual de la UE hacen cada vez más difícil el cumplimiento de los compromisos adquiridos con este programa educativo. Fiorilli ha asegurado que las ayudas comprendidas entre enero y septiembre ya se han pagado pero que para lo que queda del año solo se ha pagado un 70%.

Según el portavoz comunitario de Presupuestos esta falta de fondos ya se anunció cuando se aprobaron los presupuestos para este año, añadiendo que hay otros programas de ayudas comunitarias que también van a tener problemas para completar el año al 100%.

En total, España podría perder 900 millones de euros este año debido a las dificultades para reembolsar los pagos desde Europa de ayudas ya pagadas. Para el curso de 2010-2011, el presupuesto total era de 460 millones de euros. Este año las cifras son semejantes, pero se han quedado cortas para cubrir la demanda completa por las becas concedidas.

A finales de este mes se presentará en Bruselas una correción a las cuentas anuales que implicará o desembolsar más fondos o la reutilización desde otros programas europeos. En este sentido, ya se han tenido que invertir 420 millones de euros para poder completar el pago de otros programas de ayuda.

Durante los próximos meses se debatirá en la UE el futuro financiero de los próximos siete años (2014-2020) y muchos estados demandan una disminución de la cantidad a aportar en el presupuesto común para fomentar el crecimiento interno. Estas políticas podrían provocar una disminución de partidas importantes de la UE como los fondos de cohesión y las becas.