Recortes del Gobierno: más de 2.700 extranjeros con VIH sin medicación

Los expertos en sida afirman que con la medida aumentará la mortalidad, la aparición de enfermedades asociadas y la transmisión materno-fetal.

sida
Ximo Roselló
23/7/2012

El próximo día 1 de septiembre es un día crítico para todos los ámbitos relacionados con los recortes del Gobierno. Esta vez más concretamente para los inmigrantes en situación irregular. Se trata del día en que dejarán de tener asistencia médica en España (salvo urgencias).

El grupo de Estudio del SIDA (Gesida) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), que agrupa a los médicos expertos que ven a más pacientes en España, calcula que son entre 2.700 y 4.600 personas, para las que la medida es, en la práctica, una condena a muerte.

Entre las consecuencias, el aumento del número de muertos es la primera que Gesida prevé. Pero no sólo eso. Para los expertos desatender a estos pacientes también aumentaría el número de enfermedades asociadas y del propio VIH, así como la transmisión materno-fetal.

Por tanto, los ahorros previstos con estos recortes no se van a alcanzar. En el capítulo de ahorros al sistema, a medio y largo plazo “lo que vamos a obtener es un incremento de los costes de atención”, aseguran los expertos.

En opinión de los médicos, la opción dada por la ministra de Sanidad, Ana Mato, de que las ONG asuman el tratamiento de estas personas no es viable, ya que el manejo de esta compleja infección debe hacerse en hospitales.

Por eso recomienda al Ministerio que evite la “exclusión de los inmigrantes ilegales afectados por VIH de la atención pública sanitaria”.