Rayas en las playas de Valencia: Qué playas tienen bandera amarilla y el peligro para los bañistas

La Malva-rosa, el Cabanyal, el Recatí y els Terrers, en Benicàssim, han izado la bandera amarilla por la presencia de estos animales. Tres de los cuatro capturados durante las semanas anteriores serán devueltos al mar dentro de unos días.

Las rayas que serán liberadas en los próximos días
Andrea López
13/8/2013

Esta vez son cuatro las playas afectadas por la presencia de los peces raya. No se saben las causas de la visita de estos animales marinos, pero desde el pasado 1 de agosto están llegando constantemente a las costas valencianas.

Los bañistas ya se han acostumbrado a la presencia de las rayas y continúan entrando y saliendo del agua sin ningún temor, ya que no suponen un peligro para las personas. No obstante, las banderas amarillas continúan ganando la partida a las verdes.

Ayer fueron las playas de la Malva-rosa, el Cabanyal, el Recatí y els Terrers, en Benicàssim las que tuvieron que mantener la alerta para los bañistas y socorristas. Pero no quedaron cerradas al público (como ocurrió el pasado domingo).

De nuevo fueron la Malva-rosa y la playa del Cabanyal, aparente nuevo foco turístico de los peces raya, la primeras en avistar la presencia de estos animales marinos sobre las diez de la mañana. Posteriormente fue la playa del Recatí. Y cerca de las cuatro de la tarde se avistaron también en els Terrers de Benicàssim,
 
Durante las semanas anteriores se capturaron cuatro ejemplares de peces raya en las costas valencianas que presentaban símbolos de enfermedad. Gracias a la atención de los agentes especializados de l’Oceanogràfic ahora se encuentran perfectamente recuperados y tres de los cuatro peces serán devueltos al mar a unas cinco millas de la costa.

La raya embarazada de al menos cuatro crías permanecerá en las instalaciones de l’Oceanogràfic por si se produjera alguna anomalía perjudicial para la hembra.

Ante la continua llegada de estos animales a las costas, los veterinarios siguen informando de que estos animales no son peligrosos para los bañistas, ya que suelen rehuir de las personas cuando las ven en el agua. No obstante hay que tener cuidado con el aguijón que poseen al final de la cola, pues puede producir picaduras dolorosas aunque no graves.