Rafael Blasco no quiere salir de su escaño a pesar de que la Fiscalía y la Generalitat pidan cárcel para el

Según Compromís, el PP ‘ampara’ a los corruptos en vez de luchar contra la corrupción y pedir justicia. Lo sencillo sería que fuera el propio Blasco quien se marchara, porque si Fabra ejecutara la expulsión (como es su deseo) este gesto desencadenaría cierto malestar y conflicto interno en el partido

rafael blasco carcel fiscalia generalitat
Ana Bort
5/6/2013

Si la Generalitat quiere ver fuera de su escaño a Rafael Blasco van a tener que echarle, porque él no se va. Lo ha dicho a través de sus gestos pero también de sus palabras. Mientras tanto, la Abogacía de la Generalitat pide once años de cárcel y 31 de inhabilitación por el fraude de las ayudas a cooperación hechas a través de la conselleria que Blasco dirigía.

La Fiscalía por su parte pide catorce años de prisión y 33 de inhabilitación por delitos de malversación de caudales públicos, falsedad documental y prevaricación.

Mientras tanto, parece que el Partido Popular está esperando a ver las conclusiones del juez ante el caso y los grupos de la oposición claman al PP que echen de las bancadas de Les Corts a Blasco.

También piden ‘la cabeza’ de Angélica Such y Milagrosa Martínez, para las que la fiscalía pide once años de cárcel y diez de inhabilitación por su participación en contratos del caso Gürtel.

Según Compromís, el PP ‘ampara’ a los corruptos en vez de luchar contra la corrupción y pedir justicia. Lo sencillo sería que fuera el propio Blasco quien se marchara, porque si Fabra ejecutara la expulsión (como es su deseo) este gesto desencadenaría cierto malestar y conflicto interno en el partido.

Aún así, apuntan que la resolución sobre este caso se ejecutará en un tiempo corto, aunque no para todos los posibles imputados de la bancada.