¿Por qué es mejor practicar deporte por la mañana? Nueve razones por las que madrugar

Si eres de los que prefiere practicar deportes por la tarde o por la noche, quizá estos argumentos harán que se te despeguen las sábanas y empieces el día ejercitando el cuerpo

correr
Maria Molina
18/10/2013

Calzarse las zapatillas deportivas y realizar ejercicio físico siempre es una actividad positiva para nuestro cuerpo. Sin embargo, la motivación o la constancia varían dependiendo del horario en el que ejercitamos los músculos.

Aunque el horario de tarde o noche suele ser el más elegido por los deportistas para dedicarse al ejercicio físico, lo cierto es que existen argumentos psicológicos, fisiológicos o sociales para madrugar y practicarlo de buena mañana.

¿Por qué es mejor hacer deporte por la mañana?

1) Porque no supone un conflicto de horarios
Más de una vez hemos tenido que dejar de lado la sesión de ejercicio físico por asistir a un compromiso inevitable. Sin embargo, es improbable que cuando aún no ha salido el Sol tengamos citas a las que debamos acudir.

2) Porque disminuye el estrés
La actividad física reduce la ansiedad, por lo que es preferible que lleguemos relajados al trabajo y afrontemos más positivos la jornada laboral desde primera hora, que lleguemos a la cama y el efecto de las endorfinas dure unas pocas horas mientras estamos en la cama.

3) Porque ayuda a dormir mejor
Machacarse antes de ir a dormir no es la única vía para caer rendidos en la cama. Tener una frecuencia regular en la práctica del ejercicio físico mejora la calidad del sueño y ayuda a que no se peguen las sábanas y puedas despertarte pronto para ejercitar el cuerpo.

4) Porque quema más grasa
Una investigación realizada por la Universidad de Northumbria de Newcastle confirma que los deportistas queman un 20% más de grasa si realizan ejercicio en ayunas, incluso en el caso de que el aporte calórico recibido a lo largo del día sea el mismo. Esto es porque cuando se practica deporte con el estómago vacío se quema la grasa de reserva, mientras que cuando el deportista ya se ha alimentado, se quema únicamente lo que se acaba de ingerir.

5) Porque relaja el apetito
Aunque el desayuno es la comida del día más importante y no se debe rechazar, un estudio de la Universidad Brigham Young concluye que hacer ejercicio puede reducir considerablemente la sensación de hambre que se siente durante todo el día.

6) Porque mejora el sistema endocrino y los ritmos circadianos
Cuando el cuerpo se acostumbra a realizar una tarea todos los días a la misma hora, el sistema endocrino y los ritmos circadianos empiezan a regularse. Con esta costumbre, nos habituamos a prepararnos antes de que el despertador suene, por lo que empezar la jornada no resulta tan traumático. Además, las hormonas se preparan para regular la presión sanguínea y el bombeo del corazón, por lo que disminuye la probabilidad de sufrir complicaciones cardíacas.

7) Porque aumenta la inteligencia y aporta energía
Practicar ejercicio activa inmediatamente el organismo, por lo que desde primera hora de la mañana proporciona la energía necesaria para afrontar las tareas a desarrollar durante el día

8) Porque ayuda a ser constante
Despertarse pronto para realizar ejercicio físico ayuda a mantener un horario fijo. Son varias los estudios que confirman que quien se pone en marcha con el alba, manteniene más la regularidad que el que lo hace más tarde.

9) Porque realiza
Madrugar y salir de buena mañana a practicar ejercicio es una tarea algo costosa. Sin embargo, cumplir el horario impuesto conlleva una gran satisfacción y superación personal. Esquivar el sueño por un reto personal te demostrará que puedes proponerte cualquier meta y te hará confiar en ti mismo.