Operación Triunfo: Una gala vergonzosa

Los responsables de los ‘realities’ deberían aprender que ‘más’ no siempre significa ‘mejor’ y que el espectador tiene muchas veces un día duro y si se sienta a consumir televisión quiere, en muchos casos, ver las cosas masticadas. No es el caso de Operación Triunfo, cuya edición actual va camino de pasar a la historia […]

Miguel Angel
24/1/2011

Los responsables de los ‘realities’ deberían aprender que ‘más’ no siempre significa ‘mejor’ y que el espectador tiene muchas veces un día duro y si se sienta a consumir televisión quiere, en muchos casos, ver las cosas masticadas.

No es el caso de Operación Triunfo, cuya edición actual va camino de pasar a la historia por ser un desastre.

En la gala de anoche, no hubo ninguna actuación brillante para lo que se supone que es un programa musical, que si acaso debe aprovecharse también de las historias personales que surgen entre concursantes.

Pilar Rubio se soltó un poco, pero aún así hay tantas cosas a las que atender que es imposible verla relajada. Demasiados concursantes, tantos que antes de cada canción no todos tienen su particular video, demasiadas actuaciones –sobre todo si no son buenas–…

Para colmo, sobre el programa ya vuelan rumores de cambio día y acortar la vida del mismo, pues la audiencia no está respondiendo. ¿Será por eso que ayer expulsaron sin comerlo ni beberlo a un segundo concursante?

Así es, Silvia y Charlie –que ni siquiera cantó antes de ser nominado– se batieron en duelo para ver quien, de repente, dejaba la academia. Perdió Silvia, pero es que tan malo se preparó el asunto que apenas tuvieron unos minutos para ensayar sus canciones…

¿Qué opinión te merece la presente edición de OT?