No puedo dormir: Las claves para vencer el insomnio

En este artículo recogemos algunas recomendaciones para aquellas personas que tienen dificultades para conciliar el sueño por la noche.

consejos para vencer el insomnio y dormir por la noche
José Ferrando
11/1/2014

Hay muchas personas que por las noches tienen dificultad para conciliar el sueño, y por muy cansadas que estén, no consiguen más que dar vueltas en la cama durante horas.

El insomnio puede tomar formas muy diferentes: desde los casos en los que cuesta dormirse al acostarse, así como personas que solo consiguen dormir pocas horas, que se despiertan varias veces durante la noche, que se pasan todo el día sabiendo que no han dormido suficiente pero por la noche conciliar el sueño sigue costando mucho, etc.

Por regla general, si esto sucede varias veces a la semana durante un mes, la persona sufre insomnio. Puede que una semana nos cueste más de lo normal conciliar el sueño, pero si estos sucesos no se dan de forma continuada durante un periodo largo de tiempo, no estaremos ante un caso de insomnio, sino ante una dificultad transitoria en la conciliacion del sueño.

Por supuesto, lo primero que hay que hacer en estos casos es visitar a nuestro médico de cabecera, porque él podrá hacer un diagnóstico de las causas y focalizar un tratamiento en las causas del insomnio.

Sin embargo, muchas personas no son amigas de las batas blancas y prefieren probar otros remedios antes que pisar la consulta del doctor. Por ello vamos a exponer unos cuantos consejos que nos ayudarán a conciliar el sueño, pero si no dan resultado, animamos encarecidamente a nuestros lectores a que visiten un médico que les ayude a tratar esta enfermedad.

Los aspectos que más deberemos cuidar para no tener dificultades de conciliación del sueño son:

1. No dar vueltas en la cama: si nos acostamos y nos desvelamos, es preferible que nos levantemos y no volvamos a la cama hasta que tengamos sueño. Así evitaremos desesperarnos.
2. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora, para crear una rutina y acostumbrar al cuerpo a dormir a cierta hora.
3. No practicar deporte o actividades físicas fuertes antes de acostarse. Más que cansarnos, esto activará nuestro corazón y nuestra circulación, por lo que estaremos demasiado alterados para relajarnos.
4. Cenar alimentos ligeros un mínimo de dos horas antes de acostarnos. Esto nos permitirá haber terminado la digestión en el momento de dormir, ya que esta puede provocar dificultades de conciliación del sueño.
5. Tomar infusiones relajantes como manzanillas, poleos, valerianas, etc.
6. Evitar sustancias excitantes unas tres o cuatro horas antes de acostarnos. Esto incluye bebidas con cafeína y teína, pero también alimentos con alto contenido en azúcar (como las chucherías o las sodas) e incluso el tabaco (la nicotina es un potente excitante).
7. Evitar las distracciones externas: minimizar el ruido exterior y la luz que entra en la habitación.

Y recordemos que si después de probar todo esto el insomnio persiste, visitaremos un médico para un tratamiento adecuado a nuestro caso.