Muere el policía local que apuñaló al exdirector de Bankia que le estafó con las preferentes

El agente ha sido hallado muerto en su celda horas antes de Nochebuena. El padre del policía ha sido detenido por amenazas al extrabajador de Bankia.

sucursal--644x362
Jaume Navarro
26/12/2013

Las malas prácticas de los bancos llevaron a la desesperación a un policía local que vio como toda su familia perdía todos sus ahorros por la estafa de las preferentes. El agente llevado por la impotencia acuchilló a un exdirector de la rescatada Bankia.

El policía, Julio Miralles Tatay, de 39 años se ahorcó en su celda de Albocàsser en la noche de Nochebuena. El agente permanecía en prisión preventiva a la espera de juicio.

Miralles se econtraba en una coyuntura emocional delicada, debido a que estaba inmerso en el Programa de Prevención de Suicidios por haberse intentado quitar la vida.

policia2--390x220

Los familiares de la víctima recibieron la noticia en medio de la cena navideña: “Llamaron al timbre y me dijeron que eran los abogados de mi hijo”, con lo que “creía que me iban a dar una buena noticia, como un permiso de Navidad para mi hijo y venían a decírmelo en persona”, ha explicado la madre del agente.

Al abrir la puerta los letrados mostraban un rostro contrariado que llevó a la familia a sumirse en la tragedia. La mujer ha descrito el momento en que los abogados iban a comunicarles la mala noticia. Miralles era el único hijo de la pareja. “Estábamos destrozados. Nuestro único hijo había muerto en la cárcel. Ese mismo día habíamos hablado con él”, aseguraba la mujer.

Al explicar el incidente que llevó a su hijo a la cárcel, la madre manifestaba que el exbanquero era el “único responsable de la muerte de mi hijo”, porque “él nos robó 63 millones de pesetas con las preferentes y provocó la desgracia en nuestra familia”.

El padre del agente, al conocer la noticia, sufrió un ataque de ira y llamó por teléfono al exdirector de Bankia al que agredió su hijo, la madre del agente aseguraba que “mi marido lo insultó y le dijo del mal que tenía que morirse, pero no lo amenazó. Los abogados estaban delante y escucharon la conversación”.

Sin embargo la versión de la mujer del exbanquero es muy distinta y afirma que “llamó dos veces en Nochebuena y otra la mañana de Navidad. Estaba muy nervioso y dijo que mi marido no iba a llegar a casa”.

El exdirector acudió al juzgado de guardia a interponer una denuncia por amenazas al padre del agente fallecido, que provocó su detención horas más tarde.

La madre del policía, tras la detención de su marido, decía: “Mi hijo muere en la cárcel y a mi marido lo detienen por insultar al culpable. No hay derecho”. Horas más tarde, tras tomar declaración el padre salía del juzgado, donde le esperaban familiares y varios agentes que le abrazaron y animaron.

Un policía declaraba que “es lo mínimo que podíamos hacer por Julio y por su padre. Nuestro compañero era una gran persona y un gran policía. Son dos víctimas de las preferentes, pero una ya está muerta”, el agente defendía a su compañero Miralles diciendo: “Está claro que no tenía que haber hecho lo que hizo, pero el acuchillamiento fue una clara consecuencia de un transtorno mental por la pérdida de todos sus ahorros”.