Muere Ajax, el perro policía que detectó una bomba de ETA en Palma de Mallorca

El pastor alemán tenía doce años y había servido durante seis al cuerpo de la Guardia Civil. Fue condecorado por el Rey Juan Carlos I por impedir que se produjera un atentado por una bomba de ETA

ajax-guardia-civil1--644x362
Andrea López
6/8/2013

Ajax, un Rex en la tierra, falleció ayer por la mañana en Antequera tras seis años sirviendo a la Guardia Civil en la lucha contra el terrorismo. Había recibido su jubilación hacía unos meses y se había convertido en el primer perro policía condecorado por el Rey Juan Carlos I en reconocimiento a su trayectoria.

Desde que se jubiló residía en Lobopark, un exclusivo parque natural. El propietario de este parque ha informado que Ajax había estado muy débil durante los días anteriores, pero que todavía se desconocen las causas de la muerte, para lo que habrá que esperar a los resultados de la autopsia.

“Todos hemos llorado mucho porque era muy bueno y cariñoso, era un miembro más de la familia”, ha subrayado Daniel Wigend, el dueño de Lobopark. Juan Carlos Alabarces, sargento de la Guardia Civil y responsable de Ajax durante su servicio, también se ha mostrado muy apenado: “No he parado de llorar en todo el día”, ha confesado.

El principal logro de este pastor alemán como perro policía tuvo lugar en el verano de 2009, en el cuartel de la Guardia Civil de Palmanova, en Palma de Mallorca. Ajax localizó una bomba que había colocado ETA adosada a los bajos un vehículo que estaba al lado del cuartel. Gracias a su descubrimiento se pudo evacuar la zona y controlar la explosión sin tener que lamentar víctimas mortales.

Por sus importantes servicios al cuerpo de la Guardia Civil, el pasado 18 de junio fue recibido en audiencia por el Rey. Además, la organización benéfica veterinaria de Reino Unido, la People’s Dispensary for Sick Animals, le otorgó la Medalla de Oro, convirtiéndose en el primer perro español en conseguirla.

Alabarces, su instructor dentro de la Guardia Civil, lamenta además que su “amigo” no iba a poder recoger su última condecoración: “La Sociedad Canina de la Costa del Sol le iba a dar otro premio”.