Mitos y verdades sobre el informe de la OMS

Gente Valencia te aclara las dudas que te han surgido tras la publicación del último informe de la OMS sobre carnes rojas y procesadas

informe OMS- Gente Valencia
Mireyalazaro
29/10/2015

Hace pocos días salía a la luz un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el que se advertía del peligro acerca del consumo de carnes rojas y procesadas. Y es que, según la organización, las dietas ricas en este tipo de carnes producen riesgo de cáncer.

A partir de éstas afirmaciones, el sensacionalismo y la polémica se apoderaron de la noticia y empezaron a surgir todo tipo de comentarios por la red, unos irónicos, otros cómicos y otros realmente alarmistas.

Por ello desde Gente Valencia vamos a tratar de contestar a las preguntas más comunes que se ha formulado el público a causa de estas polémicas declaraciones.

En primer lugar, la carne roja y la procesada son diferentes, por ello la OMS las ha clasificado en grupos distintos. Mientras que la primera es la carne que viene del músculo de los mamíferos (cerdo, cabra, vaca, cordero, caballo, lechal…), la segunda es la carne que ha sido procesada a través de el salazón, el ahumado, el curado…

La OMS sitúa la carne procesada en el grupo 1 (escala en función del número de sustancias cancerígenas encontradas), que significa que es carcinógena para humanos, mientras que la carne roja la sitúan en el grupo 2A (posiblemente carcinógeno).

Además, la OMS afirma que no son nocivas para todo tipo de cáncer, sino que se relaciona más con el cáncer de estómago, de próstata o de colon.

Sin embargo, todo depende de las cantidades, pues la OMS advierte de que este riesgo se hace efectivo en las personas que tienen una dieta con alto contenido en este tipo de carnes.

Por ello, debemos comenzar a hablar de cantidades: la cantidad recomendada de carne roja a la semana es de menos de 100 gramos diarios, mientras que la cantidad recomendada de carne procesada es de menos de 50 gramos diarios.

Muchas personas se han alarmado a causa de que la carne procesada está en el mismo grupo de riesgo que el tabaco y el amianto, por ello debemos volver a hablar de cantidades: 1 millón de personas mueren cada año por causas asociadas con el tabaquismo, 200.000 a causa de la contaminación y 50.000 a causa del consumo excesivo de carnes rojas y procesadas, una cantidad significativamente menor. Los números hablan por sí solos: aunque pertenezcan al mismo grupo, no matan por igual.

Algunos se preguntan si deberían de dejar de comer carne o comenzar a comer carne cruda. La OMS advierte: comer carne cruda puede producir infecciones. Además, la carne tiene también numerosos beneficios para la salud, por lo que no es recomendable evitarla.

En definitiva, lo más idóneo es llevar una dieta variada, sana y equilibrada: la moderación es la clave.