Marihuana vs. Tabaco: ¿Qué es peor?

Las declaraciones sobre la marihuana realizadas por Obama han reabierto, una vez más el polémico debate sobre la marihuana y el tabaco. ¿Qué es peor?, ¿Cuáles son sus efectos?

tabaco_64dbf351
Teresa Gandia
20/1/2014

Las declaraciones realizadas por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en las que decía que “fumar marihuana no es más peligroso que beber alcohol”, ha reabierto una vez más el debate sobre los problemas que ocasiona el consumo de esta sustancia y su perpetua comparación con otro producto adictivo como es el tabaco.

El presidente estadounidense aseguró haber fumado cannabis en alguna ocasión y sentenció su frase diciendo que lo ve como un mal hábito, “no diferente a los cigarrillos que he fumado en mi juventud y en gran parte de mi vida adulta”.

Ante el resurgimiento de este debate son muchos los que se preguntan ¿qué es peor Tabaco o Marihuana?. Tanto el consumo de cigarrillos como de cannabis es perjudicial para la salud y provoca efectos nocivos en nuestra salud. Pero si nos centramos en la composición de ambos productos, los expertos coinciden en que los cigarrillos son más perjudiciales.

El tabaco se recoge de la planta bautizada con el nombre de Nicotina, esta planta produce hojas de tabaco que son utilizadas para elaborar los cigarrillos. Pero a la hora de elaborar un cigarro se le aplican casi 5.000 compuestos químicos como el amoníaco, naftalina, mercurio, plomo o alquitrán.

cigarro.jpg

Fumar tabaco, a largo plazo puede causar varias enfermedades desde algunas menos peligrosas como bronquitis a casos más serios de cáncer de pulmón, lengua, garganta o enfisema pulmonar, entre muchas otras. El tabaco es, además, la principal causa de muertes prematuras en todo el mundo, pero no solo para los fumadores, las personas que inhalan el humo del tabaco también tienen riesgo de sufrir alguna de estas enfermedades.

Médicos y expertos prohíben el consumo de tabaco durante el embarazo ya que aumenta la posibilidad de provocarle algún daño al feto, además de ser un riesgo para la madre, que pueden sufrir hemorragias vaginales, alteraciones cardíacas.

Según varios estudios de investigación, el tabaco es la droga más adictiva después de la heroína y es el causante de más de 25 tipos de enfermedades reconocidas como crónicas. A pesar de todo esto, el tabaco es una sustancia legal, al contrario que la marihuana.

La marihuana es una planta de la familia de las cannabáceas, de ella se extrae el cannabis, para después ser fumado. La forma más tradicional de consumir esta sustancia es en cigarro creado a mano, aunque también es habitual el uso de pipas o por vaporación.

El cannabis es un producto psicoactivo, es decir, cambia el funcionamiento del cerebro y tiene diferentes efectos sobre cada persona y dependiendo de la cantidad absorbida. Sus efectos pueden durar hasta las dos horas después de ser consumidos.

Algunos de los efectos negativos de la marihuana son el gran impacto a nivel pulmonar, causado por el contacto del aire caliente con los pulmones, así como pérdidas momentáneas de memoria y algunos daños neuronales que pueden provocar psicosis y esquizofrenia.

cannabis

Al contrario que el tabaco, la marihuana no es adictiva sino “habituante”, es decir, la persona que consume habitualmente cannabis al estar privado de esta sustancia no sufrirá el mismo cuadro de ansiedad en el síndrome de abstinencia que puede sufrir un adicto al tabaco o a la heroína.

Muchos son los expertos médicos que aseguran la eficacia de la marihuana ante algunos efectos producidos por la quimioterapia o tratamientos contra el SIDA, además el aumento de apetito que provoca ayuda a combatir la inapetencia en enfermedades como la anorexia.

La Universidad Complutense de Madrid realizó un estudio sobre el uso del cannabis en enfermos de cáncer y descubrieron que este puede tener efectos muy beneficiosos contra esta enfermedad, como acabar con las células cancerígenas y mantener vivas las más sanas.

En este punto surgen varios debates al margen, tales como la legalización del cannabis o la posibilidad como uso medicinal, tal y como sucede en algunos países.

La Asociación Americana del Pulmón
, realizó un estudio en el que concluyó que tanto el tabaco como el cannabis son creadores de problemas pulmonares y cáncer, de hecho, “hay algunas razones para pensar que el consumo de marihuana podría incrementar el riesgo de cáncer de pulmón”, ya que muchas de las sustancias que contiene el tabaco también forman parte de la composición de la marihuana, como es el caso del alquitrán.

Algunos estudios de la Universidad de Harvard concluyen que la marihuana también podría ser causante de ataques al corazón, sobre todo durante la primera hora después de ser consumido.