“Madrid Arena”: un año después del Halloween que acabó con la vida de cinco adolescentes

La investigación judicial llevada por el juez López-Palop está cerca de su cierre. Allegados de las cinco víctimas recogen firmas para cambiar el nombre del pabellón por uno que rinda homenaje a las fallecidas

Madrid arena
Maria Molina
1/11/2013

Un año después de la fatídica noche en la que el pabellón “Madrid Arena” albergó una tragedia humana con la muerte de cinco chicas adolescentes y tres heridas de gravedad, los familiares no olvidan a las jóvenes fallecidas y esperan a que la investigación judicial aclare los culpables del accidente.

El 31 de octubre de 2012, el pabellón multiusos “Madrid Arena” acogió a más de 14.000 jóvenes que se reunían en las instalaciones para celebrar la noche de Halloween.

La noche transcurría tranquila hasta que, como se comprobaría más tarde, multitud de adolescentes que se encontraban fuera del recinto quisieron entrar en el mismo momento de la noche, por lo que el sistema de seguridad decidió bloquear la entrada principal.

A la vez que los empleados de seguridad cerraban la entrada principal y bloqueaban el pasillo, también habilitaban dos salidas de emergencia como vía de entrada de más jóvenes. Esta decisión produjo una gran aglomeración, que sumada a la amplia superación del aforo máximo del pabellón, se convirtió en tragedia humana. Más de 3.000 personas superaban el límite legal del “Madrid Arena”.

Responsables e implicados
“Diviertt S.L.” era la empresa privada que había alquilado el recinto y la responsable de contratar la seguridad y los servicios sanitarios para supervisar el evento.

En el pabellón “Madrid Arena” solo había cinco miembros de seguridad de la empresa “Seguriber” en el interior del estadio. El resto de vigilantes, contratados por el Ayuntamiento, estaban en la zona exterior de la Casa de Campo.

Sin embargo, el propietario de “Diviertt” defiendió que él no tenía ninguna responsabilidad en temas de seguridad, puesto que ésta le correspondía a “Madrid Espacios y Congresos”, y a “Seguriber”, empresa de contrato obligatorio al alquilar el estadio.

El ayuntamiento de Madrid fue uno de los acusados por la mala gestión del recinto, y la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, defendió el buen hacer de la institución aclarando que las deficiencias del pabellón “Madrid Arena” habían sido subsanadas en octubre.

Sin embargo, veintiún días después de la tragedia, la alcaldesa de Madrid ordenaba el cese inmediato.

Pabellon

Caso “Madrid Arena”, un año después
24 imputados, 42 testigos, 43 lesionados, 28 tomos y casi 9.500 folios después, el sumario del caso dirigido por el juez Eduardo López-Palop, está cerca de su fin.

En la actualidad, familiares y amigos de las víctimas mortales recogen firmas para que el nombre del recinto cambie por alguno que homenajee a las fallecidas. La iniciativa fue iniciada por varios amigos de Katia Esteban, una de las jóvenes fallecidas, en la web “Change.org”. Por el momento, casi 25.000 firmas apoyan este proyecto.

Aunque aún quedan muchas rúbricas para poder llegar a las mínimas exigidas para presentarlas en el consistorio, los allegados de Katia Esteban, Rocío Oña, Cristina Arce, Belén Langdon y María Teresa Alonso, siguen luchando para que no se repita una situación similar y se rinda homenaje a las cinco jóvenes.