Luis Tosar y Martina García protagonizan Operación E

Basado en hechos reales, la película muestra cómo una familia vivió el tenso conflicto entre las guerrillas, los paramilitares y el Ejército de Colombia.

luis tosar operacion e
Ximo Roselló
5/12/2012

Luis Tosar (Mientras duermes, 2011; Celda 211, 2009) regresa a la gran pantalla con Operación E, un thriller dramático que se estrena hoy en los cines de España. El filme está basado en un hecho real y lleva la firma en dirección del francés Miguel Courtois, conocido por varios títulos que destacan por su fuerte componente político, como “El Lobo” (2004), “GAL” (2006) o el documental “11-M: Historia de un atentado”.

Esta vez no es distinta y Courtois aborda el tema del conflicto entre las guerrillas, los paramilitares y el Ejército de Colombia, poniendo el enfásis en el papel de sus dos protagonistas, Luis Tosar (José Crisanto) y Martina García (Liliana).  «Me interesó enseñar cómo la Historia, con hache mayúscula, suele ser escrita por personas anónimas, víctimas a las que nunca se da la palabra», declaró el director.

En Operación E, una mujer secuestrada por las FARC da a luz a un niño en medio de la selva colombiana. Pero en el momento del nacimiento, la guerrilla le arrebata al bebé y se lo entrega a Crisanto, un modesto agricultor que sobrevive en la jungla con su joven mujer, sus cinco hijos y su suegro, un curandero indígena, para que se haga cargo de él bajo amenaza de muerte.

No obstante, el bebé está gravemente enfermo y la vida de la familia de Crisanto depende plenamente de la vida del recién nacido. Su lucha por salvarle les llevará río abajo sorteando toda clase de adversidades, desconociendo qué se esconde tras el interés de la guerrilla por el pequeño y quien realmente podrá ayudarles o espera traicionarles.

El rodaje se desarrolló sobre el mismo terreno donde sucedieron los hechos narrados. Así, la producción se centralizó en Villavicencio, capital del Meta en los llanos orientales y el lugar donde se reunieron Jefes de Estado, delegados de varios países y cientos de periodistas durante la liberación de los rehenes en 2008.