Los animales del Bioparc también se refrescan

Modifican sus planes diarios en vacaciones y su dieta veraniega dándose baños rutinarios con lluvia fina además de disfrutar de helados de carne y frutas.

Lemur
Miguel Allepuz
2/8/2012

El Bioparc de Valencia ha puesto en marcha unas medidas muy especiales para combatir el intenso calor del verano donde los cuidadores del mejor zoológico de la Comunidad se ocupan de que los animales se encuentren en las mejores condiciones.

La buena salud empieza por una buena alimentación y así el equipo veterinario del Bioparc ha establecido un protocolo de nutrición que diferencia claramente las necesidades de los animales en invierno o en verano. En el zoológico todas las especies en verano reciben una alimentación con un menor aporte calórico.

Los herbívoros y omnívoros incrementan su ración de verduras frescas, frutas y líquidos. Además, parte de esta comida se prepara previamente en las cocinas de animales y se congela para suministrarla a modo de helados, ya sea de frutas y verduras, pescado e incluso carne.

De esta forma se consiguen tres objetivos: alimentar adecuadamente a los animales, refrescarles y también realizar lo que técnicamente se denomina “enriquecimiento ambiental” y que consiste en la realización de actividades especiales para motivar el entretenimiento de los animales.

Dentro del programa de enriquecimiento ambiental, los cuidadores estos días ya están ofreciendo a los animales helados gigantes, sorbetes de frutas o zumos de helado. De igual modo llegan los refrescantes baños de cada día. Las hienas se entretienen mientras se sumergen en la ría. El grupo de elefantes aprovecha el profundo lago y juega bajo la cascada.

Prácticamente todos los recintos cuentan con medidas especiales para combatir el calor. La manada de elefantes, los rinocerontes y muchos de los habitantes de la sabana cuentan además con el suministro de una lluvia fina que les refresca varias veces al día para aliviar las altas temperaturas.

Además, los recintos donde viven los animales recrean fielmente sus hábitats de origen y cuentan con vegetación autóctona de estos ecosistemas combinada con jardinería propia de las latitudes mediterráneas. Estos espacios están diseñados para ofrecer una amplia sombra que utilizan los animales para descansar, como por ejemplo la familia de leones de Angola con su pequeña cría.

El Bioparc es uno de los mejores zoológicos del mundo cuyo objetivo principal es concienciar a los visitantes de la necesidad de proteger el medio ambiente. Junto con esta labor educativa realiza un importante esfuerzo de conservación de las especies en peligro de extinción, participando en programas europeos de reproducción y también colaborando a través de la Fundación del Bioparc en proyectos dirigidos a proteger a algunos de estos animales.