Logran reflotar el Costa Concordia después de maniobras durante toda la noche. Ver vídeo

La recuperación del naufragio ha sido catalogada como una obra de ingeniería sin precedentes, dejando la zona de Giglio sin sustancias tóxicas.

costa concordia
Rodrigo Cortiña
17/9/2013

El casco del crucero Costa Concordia, naufragado en frente de la isla de Giglio, en Italia, ha quedado enderezado en la madrugada de este martes, después del siniestro ocurrido hace ya 21 meses que le costó la vida a 32 personas.

Las operaciones de rotación del buque han terminado con éxito, según ha anunciado el jefe de Protección Civil, Franco Gabrielli, citado por la cadena italiana Rai: “El barco está ahora apoyado sobre la plataforma y hemos marcado un punto decisivo para alejarlo de Giglio”.

A su vez el jefe de policía ha añadido que el casco requerirá “intervenciones importantes”, pero según técnicos no hubo “bomba ecológica”, es decir, que no se produjo ningún derramamiento de sustancias tóxicas.

La recuperación del naufragado Costa Concordia ha sido una operación de ingeniería sin precedentes, en la que han participado 500 personas y que tiene un coste total de 600 millones de dólares.

Tres horas tardó el barco en separarse de la roca donde se encontraba encallado desde la noche del 13 de enero de 2012, accidente en el que murieron 30 personas y dos resultaron desaparecidas, cuyos cuerpos se esperan encontrar ahora.

La operación, conocida en términos técnicos como parbuckling, ha conseguido rotar la nave 65 grados hasta lograr enderezarlo del todo, para ser trasladado a la península itálica para su posterior desguace.

Los trabajos duraron casi toda la noche y en el momento del enderezamiento, los 500 periodistas acreditados aplaudieron la maniobra, preocupados sobre todo por la amenaza medioambiental que podía suponer un derramamiento del barco en la zona.

Una vez enderezado, la sirena del Concordia sonó varias veces y se escucharon vítores en el puerto.