Lance Armstrong podría perder hoy sus siete Tours de Francia

El ex ciclista perdería todos sus títulos si la Unión Ciclista Internacional respalda la sanción impuesta al corredor por la Agencia Estadounidense Antidoping.

lance armstrong siete titulos
Ximo Roselló
22/10/2012

Lance Armstrong se enfrenta a la carrera más difícil de su vida. El siete veces campeón del Tour de Francia podría perder sus títulos hoy mismo si la Unión Ciclista Internacional respalda la sanción impuesta al corredor por la Agencia Estadounidense Antidoping.

La UCI dará a conocer en Ginebra su decisión sobre el caso de Armstrong, que fue suspendido de por vida por la agencia estadounidense por doping y tráfico de sustancias prohibidas y lo desposeyó de los triunfos obtenidos en la lid gala entre 1999 y 2005.

El informe de la USADA se hizo público el 10 de octubre y estuvo compuesto por más de 1.000 páginas de documentos, en los que se señalaba que Armstrong realizó “el programa de doping más sofisticado en la historia del deporte”.

Armstrong no está viviendo los mejores momentos de su vida. Por un lado, poco a poco, fue perdiendo el respaldo de casi todos sus patrocinadores y, además, se vio obligado a renunciar a la presidencia de su fundación Livestrong, creada en 1997 para recaudar fondos a favor de la lucha contra el cáncer, una enfermedad contra la que él mismo tuvo que luchar.

Entre los sponsors que en las últimas horas han decidido dejar a Armstrong están la fábrica de bicicletas Trek, la cadena de gimnasios 24 Hour Fitness, la firma de artículos deportivos Nike y la cervecera Anheuser-Busch. Algunos medios estadounidenses también afirman el abandono de las bebidas energéticas FRS y la de barritas de frutas Honey Singer.

Por su parte, Oakley, fabricante de lentes de sol, expresó que espera la decisión de la UCI para tomar una determinación. Estas desvinculaciones representan en cifras alrededor de 30 millones de dólares que el texano dejaría de ingresar, según especialistas del marketing deportivo. Un número que llegará a los 150 millones en la próxima década.

A las grandes pérdidas económicas, el desprestigio y la anulación de sus triunfos y méritos se le podría sumar algo peor. Armstrong corre el riesgo de tener que declarar en un juicio como imputado por perjurio puesto que, en 2005, el corredor declaró bajo juramento ante un juez que nunca se había dopado y también negó tener un vínculo con el doctor Michele Ferrari.