La Semana Santa Marinera 2016: del 17 al 27 de marzo

La Semana Santa Marinera se fusiona este año con las Fallas, llenando aún más si cabe la ciudad de color y festejos, que se extenderán hasta el domingo de resurrección

semana santa marinera - gentevalencia
Mireyalazaro
15/3/2016

Este año las fiestas de las Fallas se fusionan con la Semana Santa Marinera, una festividad que viene celebrándose en els Poblats Marítims de Valencia desde el s. XV. Se trata de una tradición que recorre durante días las calles del Grau, el Cabanyal y el Canyamelar, en los que se conmemora la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

Durante esos días se suceden multitud de vistosas procesiones que atraen a muchos ciudadanos del resto de Valencia y alrededores y también a muchos que vienen de fuera.

Y es que la Semana Santa puede apreciarla el religioso, el ateo, el agnóstico y cualquier persona, profese la religión que profese, pues cuenta con una carga cultural que se fusiona con los sonidos de los tambores, el olor a incienso y la emoción y el fervor de todos los que la esperan con ansia cada año.

¿Pero de dónde viene esta tradición típica de la zona marítima valenciana?

 
Fueron los marineros y los pescadores de la zona los que, en el s. XV, comenzaron a realizar manifestaciones espontáneas de fe durante la Semana Santa. Sobre el 1.400 se creó una agrupación llamada Concordia dels Disciplinats (Vicente Ferrer fue prior de dicha agrupación) y comenzaron la tradición de llevar a cabo actos de penitencia durante la Semana Santa.

Sin embargo, es poca la información que se tiene de la época, debido a que los archivos parroquiales junto con los del arzobispado fueron destruidos durante la Guerra Civil, se han ido haciendo reconstrucciones a partir de diversos fragmentos encontrados.

Son tres las parroquias en las que, desde entonces, se ha ido celebrando la Semana Santa Marinera: Santa María del Grao, Nuestra Señora del Rosario del Canyamelar y Nuestra Señora de los Ángeles del Cabanyal.

Durante el s.XX, y concretamente en 1924, un grupo de jóvenes creó la Hermandad de la Santa Faz en la parroquia Nuestra Señora del Rosario, los cuales fueron introduciendo nuevos elementos, como las cinco figuras que simbolizan el paso de la Verónica, un vestuario con telas más ricas como la seda o el terciopelo. Además, aparecieron nuevas Hermandades que transformaron el día a día de las procesiones.

Durante la Guerra Civil los actos tuvieron que pararse por motivos más que obvios, pero tras la guerra se retomaría la tradición aún con más fuerza gracias a la inclusión de nuevas hermandades.

Las cofradías y hermandades desfilan cada uno de los días por las vías urbanas de la zona marítima. Los colores, la emoción y sobre todo, la música y el fervor de sus gentes, contagian y emocionan a cualquiera que se pase por allí durante la Semana Santa.