La mentira de las Ego Bloggers famosas: Publicidad y estilismos de 2.000€

Lo que comenzó como una tendencia entre gente anónima se ha convertido en un coladero de publicidad encubierta y conjuntos de varios miles de euros creados entre famosas, agencias de publicidad, marcas y revistas de moda, ¿a quién engañan?

blog-paula-echevarria
Ana Bort
27/10/2012

En un mundo tan cambiante y rápido como el nuestro, Internet ha supuesto una sexta marcha en cuando a velocidad y expansión de nuevas tendencias. El universo de la moda ha caído al completo en un carrusel en el que noticias, blogs, consejos, recomendaciones y ‘must have’ inundan cada día Internet creando un poco de confusión informativa entre lo que es legítimo y lo que sencillamente es publicidad.

Los blogs de estilismos de moda comenzaron de forma tímida y se multiplicaron de forma exponencial hace un par de años. Al principio estaban hechos por chicas anónimas, con más o menos estilo, que combinaban prendas de rango asequible con complementos interesantes y daban ideas nuevas para componer conjuntos de ropa.

Después esas chicas comenzaron a convertirse en pequeñas celebrities, con publicidad en sus blogs. Las marcas comenzaron a mimarlas y les enviaban productos y prendas para que las probaran, las invitaban a eventos y les mejoraban el aspecto de sus blogs. Algunas se dejaron llevar por esta forma de ganar dinero de forma más o menos encubierta, otras prefirieron salvaguardar su estilo y hablar de los regalos como lo que eran, obsequios de marcas.

Pero todo cambió hace bien poco. Ya no eran chicas bien, con gusto por la ropa o afición a la moda las que protagonizaban los blogs. De pronto, las revistas de moda, las agencias de publicidad y las marcas decidieron que había que meter (con calzador) a más gente en escena.

La llegada de las famosas

De un día para otro, actrices populares, cantantes y famosas ‘aparecieron’ como nuevos iconos del mundo del ‘Mira lo que llevo puesto’. Un grupo de revistas les dieron su espacio, les diseñaron y crearon su blog para que todas, a modo de gurús de la moda, de entendidas de estilismo y sofisticación, contaran casi cada día qué llevan puesto.

No hay ningún problema en que la cantante de un grupo pop amable y fresco nos enseñe que lleva tal vestido con tales botas, tal collar y tal pañuelo. El problema es que las revistas hacen creer a los lectores que todo es espontáneo, sin ninguna intención detrás, cuando la mayor parte de estas nuevas bloggeras cuentan con prendas de ropa y complementos prestados (o regalados) por las marcas solo para hacer estos post.

Fuera de esta intencionalidad mercantil, también cabe recalcar que en origen lo divertido de este tipo de blogs era comprobar cómo gente anónima con buen gusto y un monedero de clase media (o media – alta) podía componer looks originales, frescos y envidiables. Muchas de las bloggeras famosas que encumbran las revistas hoy en día llevan outfits que pueden costar más de mil euros en conjunto (o mucho más).

¿Qué tipo de encanto tienen estas recomendaciones estilísticas? ¿Alguien leería un blog de viajes en el que, por ejemplo, una escapada a Londres de fin de semana narrada por el blog famoso de turno pasara por alojarse en el Hotel Goring, que puede costar 500€ la noche? Entonces, ¿qué interés tiene para alguien que busca inspiración en su armario un conjunto propuesto por Adriana Abascal de una chaqueta motera combinada con unos zapatos de Jimmy Choo?

Está claro que siempre resulta interesante ver qué llevan puesto las celebrities y comprobar con envidia que estrenan modelitos que algunas de nosotras solo podremos ver en style.com. Pero sería deseable que no nos los vendieran como lo que no son. No tenemos problema en ver la publicidad cuando es así, pero que no intenten colar como casual que una modelo cualquiera lleva ropa que ha pagado de su bolsillo y que le hace publicidad gratuita, diaria y en un blog (que también lleva sus anuncios) como si fuera lo más casual del mundo.

Los blogs de famosas más representativos de esta tendencia entre publicidad y recomendaciones para personas multimillonarias podemos encontrar el de Adriana Abascal en Hola.com, que crea looks para ir a la oficina con una chaqueta de Isabel Marant, una camisa de D&G; una falda de J Crew, zapatos de Prada, bolso de Louis Vuitton y gloss de labios de YSL Golden Gloss (copiado y pegado de su blog). O por ejemplo el de la modelo Clara Alonso, que en un post de despedida al verano lleva un look que en total cuesta unos 1.500€ y la diseñadora Vicky Martín Berrocal, que desde su blog en Elle muestra un conjunto ‘para ir de reuniones’ con unas botas de 700€, un bolso de 5.000€… Y mejor dejar de contar.

Una imagen del blog de Adriana Abascal con artículos de lujo

Vicky Martin Berrocal, mostrando un estilismo de reuniones poco asequible

Otro aspecto, aunque menos importante, es lo poco cuidado que está el texto que acompaña a las recomendaciones estilísticas y las fotos, muchas veces repetidas hasta la saciedad con diferentes posturas, en las que parece solo satisfacerse el ego de la famosa, que con diferentes caritas y gestos no enseña con detalle la ropa, sino su talento para posar.

Clara Alonso posando para su blog con un look algo fuera de precio

Para los aficionados a la moda esta superpoblación de blogs de estilismo dificulta la tarea de encontrar algo interesante y de verdad inspirador, pero quizás no haya más remedio que buscar de forma incansable y rezar para que esos pequeños oasis de pura moda no se extingan bajo el peso de las Paulas Echevarrías.

Algunas fotos que Paula Echevarria utiliza para mostrar uno de sus looks