La Generalitat desaconseja el uso del cigarrillo electrónico en espacios sensibles como hospitales y colegios

La instrucción incluye centros sanitarios, docentes y dependientes de bienestar social ya que se tratan de espacios públicos donde las personas pueden ser más sensibles a los posibles perjuicios del cigarro electrónico

cigarro
Maria Molina
10/12/2013

La Conselleria de Sanidad ha distribuido hoy en centros sanitarios, docentes y dependientes de bienestar social una instrucción en la que se desaconseja el uso de cigarrillos electrónicos en su interior.

La instrucción se ha repartido al personal de las Consellerias de Sanidad, Bienestar Social, y Educació, Cultura y Deportes, como también a los usuarios en general de centros sanitarios, docentes y de bienestar social dependientes de dichas consellerias.

Tal y como informa la Generalitat en un comunicado, la distribución de la recomendación atiende a la Ley de Salud Pública y se ha aconsejado en éstos puesto que se tratan de espacios públicos donde las personas pueden ser más sensibles a los posibles perjuicios que el cigarro electrónico pudiera causar.

El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, ha defendido que es una medida de “prudencia, para evitar la posibilidad de que, al final, se demuestre que el uso de estos productos pueda ser perjudicial para la salud, algo que hoy por hoy no podemos afirmar”.

Desde la amplia comercialización del cigarrillo electrónico, la polémica sobre si éste perjudica a la salud ha sido constante. El principal argumento en contra de los cigarrillos electrónicos es la indefinición sobre su naturaleza, como producto derivado del tabaco o como medicamento, que impide conocer el impacto que tiene sobre la salud.