La Generalitat avalará a 15.000 estudiantes no becados de universidades públicas

La Conselleria de Educación, que quiere lanzar los préstamos antes de que acabe el segundo cuatrimestre universitario, prevé que avalará a unos 15.000 alumnos no becados, independientemente de cuál sea la renta de sus familias

universitarios
Maria Molina
3/1/2014

La Conselleria de Educación únicamente avalará económicamente a los estudiantes de universidades públicas. Así, se excluye del respaldo para hacer frente a la matrícula universitaria a los alumnos de las universidades privadas.

La Conselleria de Educación, que quiere lanzar estos préstamos antes de que acabe el segundo cuatrimestre universitario, prevé que avalará a unos 15.000 alumnos no becados, independientemente de cuál sea la renta de sus familias.

A pesar de la rigidez de los requisitos, el director general de Universidad de la Conselleria, José Miguel Saval, no descarta que en un futuro estos avales se amplíen también a los alumnos de la privada.

Así, los estudiantes de la Universidad Internacional Valenciana (VIU) no podrán optar a este préstamo acreditado por la Generalitat puesto que en breves ésta pertenecerá al 70% al grupo editorial Planeta.

Saval reconoció que impone estos requisitos porque “al avalar, la Generalitat está corriendo un riesgo ya que si al acabar la carrera el estudiante sigue sin poder pagarla, quien debe responder ante los bancos es el propio Consell”.

El interés al que los estudiantes tendrán que devolver el dinero avalado por la Generalitat aun no se ha hecho público. Sin embargo, la Generalitat intentará pactar con los bancos en torno al 3% del préstamo total.

Características del aval
Como explicó el director general de Universidad de la Conselleria, los préstamos serán para un curso completo y se limitarán únicamente al “precio natural de la primera convocatoria”.

Con ello, quedan fuera del aval de la Generalitat las asignaturas de segunda convocatoria, por las que el estudiante debe pagar más.

Los alumnos abonarán los intereses mientras cursen sus grados o másters. En el caso de los alumnos de grado, los intereses se pagarán “en cuatro años una vez acabada la carrera”, mientras que los de máster tendrán tres años para devolver el dinero.