La ex mujer de Roca, en prisión por el caso Emarsa

El magistrado instructor le imputa de un delito de blanqueo de capitales.

caso emarsa
Ximo Roselló
14/9/2012

La exmujer de Jorge Ignacio Roca Semper ha sido ingresada en prisión, según confirma el periódico Las Provincias. Roca, por su parte, sigue desaparecido.

Sucedió el pasado miércoles. La mujer fue detenida por orden del titular de Instrucción número 5 mientras estaba declarando como testigo. Se trata de la primera persona vinculada con el expolio de la depuradora de Pinedo que ingresa en la cárcel. El juez le imputa un delito de blanqueo de capitales.

Entre la empresa que facturaba Emarsa, Erwinin, por servicios que no prestaba a la firma Lot Monopoly de la mujer de Roca, María Águila Aladren, que era la única administradora, el instructor estima que su pareja ordenó varias transferencias, que suman el millón de euros.

Con ese dinero se compraron 30 inmuebles en Francia y que se alquilaron después. Todos ellos al nombre de ella. Por otro lado, las empresas de Roca se utilizaron como firmas pantalla dentro de la cadena de facturación de Emarsa y así poder desviar parte del dinero de la depuradora.

Esta estrategia se siguió presuntamente durante cinco años, del 2005 al 2010. Se llegaron a disimular al menos diez millones de euros.

Este dinero iba a parar a diferentes cuentas que luego sacaban a través de operaciones en cajeros automáticos. El juzgado ya tiene en su poder información que hace referencia a las diferentes entidades bancarias y de dónde se producían esos reintegros.

Roca, en paradero desconocido
De momento, nadie sabe el paradero de Roca. Se estima que este hombre de 43 años podría estar escondido en Rumanía, Fracia o Malta.

Uno de los indicios que guían a la Policía hacia el país del este es el viaje que la exmujer de Roca hizo con uno de sus hijos, viaje del cual Aladren no quiso hablar.

Francia sería un país ya conocido para Roca puesto que vivió algo más de dos años en Salviac con su exmujer, por lo que la Policía no lo descarta.

Y, por último, se encuentra Malta, un país en el que, según Aladren, parte del dinero que obtuvo con la venta de los apartamentos fue transferido a una empresa con sede en este país.