La desprotección de circular en bicicleta por la ciudad

Impotencia, pena y rabia. Son las sensaciones de los usuarios de bicicletas cada vez que ven como se trunca la vida de una persona que circula sobre dos ruedas

la desproteccion de circular en bicicleta por la ciudad
Mar Chorda
22/1/2013

La bicicleta, el vehículo de transporte personal de propulsión humana, ha vuelto a salir a la calle. Son muchas las personas que en ciudades donde el clima lo permite y el tráfico de coches no es demasiado denso, utilizan la bici como medio para acudir al trabajo, o para dar una vuelta en sus jornadas de descanso.

A sabiendas de que no es un medio totalmente seguro, los ciclistas se han concienciado para proteger su propria seguridad, utilizando el chaleco reflectante por la noche, señalizando correctamente con los brazos cuando disponen a cambiar de dirección, o empleando el timbre y las luces en los momentos requeridos.

Pero los colectivos de ciclistas se preguntan, ¿de qué sirven tales acciones si posteriormente no existen medidas adecuadas para salvaguardar la figura de la persona que utiliza tal medio?

En primer lugar, opinan que se debería potenciar la creación de una red más completa de carril bici, que permita llegar a todos los puntos de la ciudad. El nuevo y sano hábito adoptado por tantos ciudadanos debería despertar la conciencia de los consistorios españoles. La consecuencia de la inapropiada gestión conlleva que se haya optado, entre otras cosas, por circular por la acera: situación no permitida, ni mucho menos correcta, pero visto lo visto, entendible.

No menos importante es la reflexión que debe hacer el resto de la población, teniendo en cuenta que en las calles no solo circulan coches, motos o autobuses. También hay bicicletas. Sucesos como el ocurrido el pasado 13 de enero en Valencia, cuando un individuo atropelló y mató a una joven que circulaba correctamente, dejan la sensación de que las cosas se pueden hacer mejor. Cabe añadir, por otra parte, que el ahora detendido cuadriplicabla la tasa de alcohol permitida.

La asociación de ciclistas Valencia en Bici pedirá al concejal de Tráfico, Alberto Mendoza, que se vincule la regulación de los semáforos a la velocidad del tráfico, es decir, que cambien a rojo cuando se superen los 50 kilómetros por hora; idea que ya funciona en otras ciudades, como Zaragoza.

Todas las mejoras al cambio son positivas ya que no es tolerable contemplar como las ciudades se colman de bicicletas blancas como símbolo para homenajear a las víctimas del asfalto.