Justin Bieber es investigado por una pelea en una discoteca de Nueva York

El denunciante afirma que Biever ordenó a sus guardaespaldas que le golpearan. Según su versión, el cantante se puso agresivo y terminó subido al capó de su coche mientras lo insultaba

Justin-Bieber-Southampton-Instangram-Justib_LRZIMA20130807_0024_11
Andrea López
8/8/2013

Dejar los escenarios y el micrófono para utilizar los puños no es un negocio seguro. Justin Bieber, el cantante que causa sensación entre las adolescentes, está siendo investigado por la policía debido a una pelea que él pudo propiciar el pasado sábado en la discoteca South Pointe, en Nueva York.

Las autoridades de la ciudad investigan si es cierto que el artista instó a sus guardaespaldas para que golpearan a Wayne Rennalls, un muchacho que también estaba en la discoteca. “Si Bieber les dio la orden o no, formará parte de la investigación”, afirmó Todd Spencer, sargento de policía de Southampton.

La víctima afirma que fue golpeado por los miembros de seguridad de Justin tras un enfrentamiento causado por una pajarita. Al parecer, Bieber le propició un cabezado cuando el joven intentaba recuperar su accesorio, que previamente le había dado a una camarera del local.

La chica se acercó a la zona VIP y Wayne la siguió para poder hacerse con su pajarita. Allí, ambos jóvenes se pusieron a discutir. El acalorado debate terminó cuando los guardaespaldas de Justin se pusieron por el medio. Pero la historia continuó en la calle.

Ambos salieron y los testigos escucharon gritar a Justin “¡Punk Cabr***!”. Wayne se defendió lanzando piedras al cantante y según su versión escuchó a alguien a sus espaldas que decía “Acabas de arruinarlo todo”.

Posteriormente, Bieber se lanzó sobre el capó de su coche y trató de agredirlo, comportándose como si estuviera en “Jungla de cristal”, en palabras de Wayne.

Después, los guardaespaldas de Bieber lo rodearon y “no paré de recibir puñetazos”, añadió el informante.

Wayne terminó con un ojo morado, contusiones en las costillas y el labio partido después del altercado con el artista y su equipo de seguridad. La investigación, no obstante, sigue en pie.