Justin Bieber confiesa que quiere formar una familia y tener hijos cuanto antes

A pesar de los conflictos en los que se ha visto sumergido durante este mes, el cantante canadiense de 19 años ha confesado en una entrevista que desea tener hijos.

Justin jugando con sus hermanos pequeños
Andrea López
23/8/2013

De los puños a la paternidad parece que solo hay un paso. En el último mes hemos visto a un Justin Bieber muy polifacético: protagonizando una pelea en una discoteca de Nueva York, escupiendo a sus fans, insultando a Bill Clinton, haciendo sus necesidades en una cubeta, llevando drogas en el aeropuerto de Florida… Pero ahora llega la más importante de todas: volcado en sus deseos por ser padre y tener su propia familia.

Así lo hizo saber en una entrevista realizada a la revista in Touch. “Tengo muchísimas ganas de tener una preciosa esposa y un montón de pequeños monstruitos corriendo a mi alrededor”, confesó el cantante, “pero esas cosas están en manos de Dios, no en la mías”

Así de tradicional y cauto se muestra ahora el joven de 19 años, que asegura que su madre, Pattie Mallete, le ha enseñado a ser un hombre y a comportarse como un caballero ante una dama.

“No voy a mentir, es divertido ser joven, enamorarse y disfrutar del amor. Mi madre me ha enseñado cómo se debe tratar a las mujeres, así que me encanta salir con chicas y ser agradable con ellas. Porque todo el mundo merece sentirse especial”, explicó.

Quizá no tuvo esos aprendizajes tan claros cuando se rompió su relación con Selena Gomez. Pero parece que sea el hecho de cuidar de sus dos hermanos pequeños, de 3 y 5 años, el que haya despertado el él sus ganas de ser padre.

Más maduras han sido sus declaraciones relacionadas con su vida artística. El cantante se entristece por el hecho de que la opinión pública pase por alto su verdadera profesión y se entrometa demasiado en su vida privada.

“Algunas veces pienso que la gente se está distrayendo de lo que es importante aquí, olvidan que estoy aquí porque creo música. Me entrego al máximo en mi carrera”, confesó.

Y vaya si se entrega. Entrega hasta su ADN escupiendo a un grupo de fans desde el balcón de su habitación de hotel en Toronto, Canadá.

Pero parece que Justin esté creciendo a pasos agigantados. Aunque si la investigación del juez por la pelea que tuvo contra Wayne Rennalls en una discoteca dictamina deportarle de EEUU y prohibirle la entrada al país, el joven canadiense tendrá que buscar un nuevo país donde formar la tan deseada familia.