José Bretón: Acusado de asesinato con alevosía de sus hijos Ruth y José

Tres informes policiales han identificado los restos encontrados en la hoguera como restos óseos humanos correspondientes a niños de edades correspondientes a las edades de Ruth y José

Jose Breton acusado de asesinato con alevosia de sus hijos
Ana Bort
6/9/2012

Hasta ahora, José Bretón era acusado por el juez instructor del caso de la desaparición forzosa de sus dos hijos Ruth y José de seis y dos años. Pero los nuevos informes que analizaron los huesos encontrados en los restos de una hoguera en la finca familiar de Las Quemadillas (Córdoba) y que los identificaron como humanos han hecho cambiar de opinión al juez. José Bretón ha sido acusado del asesinato con alevosía y con el agravante de parentesco.

Los restos óseos fueron encontrados el 8 de octubre, día en el que José Bretón denunció la desaparición de sus hijos en un parque de Córdoba. El acusado declaró que los restos de la hoguera correspondían a la calcinación de objetos pertenecientes a su mujer, que le acababa de pedir el divorcio. En un primer informe de la policía científica se determinó que los restos eran de origen animal, pero tres nuevos estudios han coincidido que se trata de restos óseos humanos correspondientes a niños de edades coincidentes con Ruth y José.

En el nuevo auto conocido en el mediodía de ayer, el juez instructor del caso Rodríguez Lainz ha decretado que se levante el secreto de sumario parcial que pesaba sobre el caso. También ha pedido a la delegación de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que emita un dictamen sobre la forma en que pudo haberse producido la combustión de los restos de los niños, con qué medio se provocó el fuego, el tiempo que duró y la temperatura alcanzada.

Fuentes del Ministerio de Justicia declararon que el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses podría comparar el ADN de los restos hallados en la hoguera de la finca cordobesa de Las Quemadillas con el de los niños Ruth y José, según ha informado Europa Press. Ha sido el Servicio de Biología de esta institución de referencia en la materia quienes han estudiado estos días la viabilidad de llevar a cabo esta prueba.

Este trabajo ha contado con una dificultad añadida debido a que los restos fueron extraídos de una hoguera en la que se tiró una plancha metálica que subió la temperatura de las llamas a entre 650 y 800 grados, temperatura a la que es difícil conservar muestras de ADN.