Goya 2013: Eva Hache, Candela Peña o Maribel Verdú, reivindicadoras en sus discursos

La humorista y las actrices aprovecharon su momento para recordar la dura realidad que arrastra España. A ellas también se unieron el propio presidente de la Academia, Enrique González Macho, y Javier Bardem

goya 2013 discursos
Ximo Roselló
18/2/2013

Los Goya 2013 tuvieron algo más que premios y vestidos. Primero Eva Hache en su monólogo y después las actrices Candela Peña y Maribel Verdú, el actor Javier Bardem o el propio presidente de la Academia, Enrique González Macho, después, recordaron la dura realidad que está rasgando a España desde todos los ámbitos.

El discurso de Candela Peña fue tal vez el más duro y directo pese a durar menos de un minuto. “He visto morir a mi padre en un hospital público donde no había ni mantas para taparlo y al que teníamos que llevar agua” fue seguramente la declaración más dolorsa y trágica de una noche llena de alegrías. La actriz consiguió el Goya a la mejor actriz de reparto por su interpretación en Una pistola en cada mano.

Si algunos piensan que el sitio adecuado para estos asuntos es mañana en la frutería allá ellos. Para mí, es aquí, entre mis compañeros. Sin sanidad, ni cultura, ni educación, este país no tiene futuro”, agregó también Candela Peña, ya con el cabezón entre sus manos.

En su monólogo, Eva Hache no dudó ni un instante en recordar a las autoridades españolas y, más en concreto, al ministro José Ignacio Wert la situación actual de España. Hubo hueco para las críticas hacia Bankia, un recordatorio de la situación de la familia real sin citar ningún nombre en particular, incluso sobre los famosos sobres de Bárcenas.

El presidente de la academia, por su parte, hizo un llamamiento directo al ministro Wert a quien pidió que retirara la subida del IVA y que luchara contra la piratería.

Sobre los deshauciados se acordó Maribel Verdú. La intérprete de Blancanievesdedicó el premio al director Pablo Berger, a sus familiares y también a la gente que ha perdido “su casa por culpa de un sistema corrupto y obsoleto que permite robar a los pobres para dárselo a los ricos”.

El único que puso nombre a su protesta fue José Corbacho al entregar el Goya a la mejor actriz revelación. “Es un premio muy apetecible porque lo podía haber ganado Ana Mato o la infanta Cristina”.

Uno de los momentos reivindicativos más esperados llegó con la salida al escenario de Javier Bardem a recoger el Goya al mejor documental, Hijos de las nubes, la última colonia, sobre la tragedia del Sáhara.

“En el Sáhara no se puede recortar en salud, ni en educación, como aquí. Tampoco se les puede echar de sus casas, como aquí, porque ya fueron desahuciados hace 35 años. Es importante que no dejemos que esto ocurra aquí”, aseguró Bardem, que finalizó con el grito de “Sáhara libre”.