Google Doodle: El solsticio de invierno da la bienvenida al frío y la Navidad

El solsticio de invierno marca los días del año que son más cortos y en los cuáles hay menos luz, precisamente cuando abandonamos el otoño para entrar de lleno en el invierno.

solsticio de invierno
José Ferrando
21/12/2013

La palabra solsticio es una voz de origen latino derivada de los vocablos sol y sístere (permanecer quieto), y que, en el caso del solsticio de invierno, sirve para denominar ese momento del año en que abandonamos el otoño y acogemos la estación invernal.

Durante el solsticio de invierno la Tierra tiene su ecuador a la mayor distancia angular negativa del Sol, lo cual quiere decir que es el momento en el que dejan de reducirse las horas diurnas en favor de las horas nocturnas, justo al contrario que en el solsticio de verano.

El solsticio de invierno suele tener lugar entre el 20 y el 23 de diciembre en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur tiene lugar entre el 20 y el 23 de junio.

De hecho, hoy, en el hermisferio sur, se está produciendo el solsticio de verano, que marca el fin del alargamiento de los días y el acortamiento de las noches.

estaciones y solsticio de invierno

Todo esto se debe a que el eje de la Tierra, la línea imaginaria que va del polo norte geográfico al polo sur geográfico y alrededor de la cual da vueltas nuestro planeta, está inclinado en 23º5′ respecto al plano de la eclíptica, que es la línea curva aparente por la que el Sol parece que se mueva tal y como lo vemos desde la superficie terrestre.

Si el eje de nuestro planeta fuera completamente vertical, todos los días serían igual de largos durante todo el año y no habría estaciones. Los días y las noches durarían 12 horas todos los meses, y no habría estaciones: el clima solo dependería de la latitud, o distancia al ecuador, en la cual se encontrase un territorio.

Históricamente, el solsticio de invierno ha sido celebrado como un evento astronómico anual, normalmente acompañado de fiestas, celebraciones y rituales de bienvenida del invierno.

Pero también era el momento de decir adiós a la abundancia de cosechas de otras estaciones, el momento de matar a los animales para no tener que darles de comer en invierno, y la temporada en que el vino y la cerveza terminaban de fermentar y pasaban a estar listos para el consumo.

Atonio Mestre, responsable de climatología de AEMET asegura que el solsticio de invierno no va a suponer un cambio en las temperaturas, y que “no habrá anomalías significativas en relación a los valores habituales de esta época”.

En ese mismo sentido, sí que ha declarado que diciembre es el mes en el que más llueve, y que a medida que avanza el invierno suelen disminuir las precipitaciones.