Gandía Shore Episodio 14 Final: Los chicos de la casa echan a Ylenia y se despiden del programa

Los aficionados de ‘Gandia Shore’ aún tendrán una semana más de ‘chonismo’ porque la semana que viene habrá un repaso de los mejores momentos del programa con los compañeros comentando cada retazo

gandia shore episodio 14 final echan a ylenia de la casa y se despiden del programa
Ana Bort
21/1/2013

El último capítulo acabó con la gran bronca entre Ylenia y el resto de los compañeros de la casa. Esteban se hundió y la familia se unió más si cabía contra la de Benidorm, que terminó la bronca durmiendo con las maletas en una hamaca de la terraza mientras el resto se lamía las heridas.

Poco después apareció Marcelo de sorpresa y les convocó en el comedor, pero Ylenia no quería acudir, decía que ella ya se había ido, que ya no formaba parte de la casa.

Labrador fue el que tomó el testigo de la reunión y explicó que todos habían tomado la decisión de echarla de la casa porque nadie podía aguantarla, que no razonaba, que no se podía hablar con ella, que siempre insultaba, que era muy chula, que sus intentos de quedar por encima de todo el mundo habían destrozado la convivencia.

Marcelo le dice que si quiere que se despida de alguien, pero ella prefiere marcharse. Para ella todos son ganado, no todo el mundo piensa igual, pero se han dejado llevar por Labrador, Esteban y Abraham.

‘Que descanso, tío’. A La Gata le salió del alma y el resto respiraron el alivio con ella al verla salir por la puerta, aunque se vieron lágrimas de decepción por haber llegado al límite, a las broncas, a los ‘veinte cabezazos’, como decía Clavelito. Quedaron en acostarse y empezar de cero al día siguiente.

Por la mañana se van todos al chiringuito a comer en amor y compañía, ya lejos de los gritos de Ylenia. Labrador les pide que dejen de hablar de la de Benidorm, que la saquen de su mente.

De hecho, él intenta seguir rehaciendo su vida y llama a su vecina, que le visitó hace poco y por la que se había dado cuenta que había empezado a sentir. Se empieza a rallar y saca su lado más tierno llorando un poco, porque ella le reprocha que solo ha pensado en ella cuando llevaba tres semanas fuera y no antes. Esteban ha aparecido e intenta subirle el ánimo.

Cuando ya estaba tranquilo le llama María y le dice que como no puede volver atrás va a intentar compensarle.

Ylenia vuelve a la casa para devolverle una falda a Arantxa y la deja en la puerta junto con una carta. En ella deja en buen lugar a Arantxa, a la que le dice que es para ella su hermana y a Esteban le dice que puede contar con ella para lo que quiera, pero a él no le sienta bien.

Le pide disculpas a Core por sus celos con Labrador y le dice que la quiere. Para Gata también tiene disculpas y para Abraham, aprecio a pesar del odio que él le profesa. Con Labrador tiene palabras de aprecio, en las que le cuenta que sintió por él mucho y muy rápido pero que el orgullo de cada uno lo había matado todo.

Tal es el desprecio que sienten desde la casa que directamente queman la carta en la barbacoa. Creen que si quería mejorar las cosas, debía haberlo hecho desde la casa y desde el principio, no después.

Por la noche se preparan para su última fiesta, la que pretenden que sea la mejor. Core tiene un problema con unas chicas que comienzan a insultarlas y Esteban se enfada porque no quiere tener broncas ahora que ya se ha ido Ylenia.

La fiesta en Bacarrá acaba con todos en la piscina de la discoteca, bailando semi desnudos ante todo el mundo. Típicas imágenes que luego la familia de los afectados verá con deleite después de la siesta.

La fiesta continúa en casa donde nadie sabe quien origina la guerra de comida pero se acabaron lanzando sandías mesas y Clavelito con el carrito a la piscina. Todos estaban contentos y por primera vez estaban de fiesta sin Ylenia, sin gritos y sin broncas.

De pronto aparecen las amigas de Abraham que había conocido antes en la discoteca y consiguen subírselas a la habitación para acabar bien la noche.

Cuando por la mañana aparece Marcelo y ve la guerra campal que hay en la casa, sube a despertarles para pedir explicaciones. Todos se esperan que les eche la bronca pero no es así, dice que como han formado una familia y han acabado bien, se alegra por ellos.

Tras recoger las maletas, se van juntos a comer a primera línea de playa y comienzan a recordar sus andanzas por la casa, los despertares de Esteban con Ylenia y Labrador haciéndolo, cuando Arantxa intentó acostarse con él en un ‘polvo de hermanos’, cuando la vecina de Labrador se enfrenta con Ylenia por él…

Cuando vuelven a casa saben que se ha acabado su verano y se emocionan con cada salida. Primero se marcha Clavelito y después Gata, que no puede evitar llorar mientras baja por última vez la escalera.

Esteban se abraza con Labrador y le dice que va a tener un amigo para toda la vida y confirman su amistad forjada por estar siempre en el mismo bando. Core confiesa que ha sido el mejor verano de su vida y que se le ha hecho muy corto, se emociona especialmente al despedirse de Arantxa.

Labrador ya llora solo mientras recoge sus últimas cosas y mira el cuarto en el que mejor se lo ha pasado con nostalgia, al que misteriosamente lanza un beso. Solo quedan Abraham y Arantxa en la casa y los tres se funden en un abrazo.

Abraham se marcha contento porque ha aprendido cosas nuevas de otras culturas; los chonis, las pokeras, los macarras… Él mismo. Arantxa se pinta los labios por última vez en el espejo del baño y comienza a emocionarse porque los va a echar de menos.

Se despide con un ‘hasta la próxima’ porque en el momento de la grabación no sabían que iba a ver continuación. Eso sí, los aficionados de ‘Gandia Shore’ aún tendrán una semana más de ‘chonismo’ porque la semana que viene habrá un repaso de los mejores momentos del programa con los compañeros comentando cada retazo. Inenarrable el momento en el que Ylenia dice que no se reconoce a sí misma en las broncas.

El verano que viene habrá más, aunque habrá que esperar para saber si Ylenia formará parte del elenco de la siguiente edición. Para los nostálgicos, se puede revisar cada capítulo en la página de MTV. O pasear por las playas de Valencia, que visto lo visto deben estar llenas del casting deshechado del programa.