Gandía Shore Episodio 12: Ylenia sigue de broncas mientras Labrador se enamora (de otra)

Parece ser que la distancia ha hecho que Labrador se enamore más de su vecina, mientras Ylenia sigue discutiendo con todo el mundo, Clavelito se lía con la novia del jefe y Gata y Aranxta están más salidas que nunca

gandia shore episodio 12 labrador se enamora mientras ylenia sigue de bronca
Ana Bort
7/1/2013

La tensión está latente en la casa. Todo parece tranquilo, pero la mínima chispa hace que todo vaya por los aires y todos saquen lo peor de sí mismos. En el capítulo 12 están todos presentes (vuelve Labrador) y muestran cómo tienen genio y mala ostia para aburrir.

Aunque en el capítulo anterior Ylenia considerara que estaba acercándose a Abraham y este insinuara que era una follaamiga aunque estuviera loca, todo se va al traste los próximos días. Eso y la relación entre las chicas, que está completamente rota en dos bandos, por un lado Core, Gata y Arantxa y por el otro, Ylenia.

Cuando comienza el capítulo Core estaba enferma por la mañana y no podía ir a trabajar, por lo que Labrador busca un sustituto y Abraham va a cubrirle su turno. Todos comentan que Clavelito se ha liado con la novia del encargado y se lo cuentan a uno de los que trabajan allí, pero no quieren que se lo cuente al jefe, David, que llega acompañado por la novia infiel. Una situación cuanto menos curiosa.

Todo se torna aún más curioso cuando la novia le pregunta a la Gata que dónde está Clavelito y que le dijera de su parte que la llamara. David (el jefe) se entera de los cuernos de su novia y se marcha sin despedirse.

Ylenia llama al camarero de Falcata con el que se lió en el otro capítulo y él le dice que la invita a comer a un restaurante de un amigo de él. Core y Abraham creen que solo queda para darle celos a Labrador. Se lo lleva a la piscina donde él hace un poco de acercamiento, pero ella se mantiene un poco al margen, porque sabe que se ha besado con Core y además, le ve como un amigo.

Pero la calma está a punto de acabar. Aparecen de sorpresa la madre de Labrador y la vecina, con la que Labrador tiene cierto rollo y a la que se refiere siempre que discute con Ylenia.

María le pregunta a Labrador por Ylenia y él le dice que es una chica que está enferma. Mientras, Ylenia le critica con Aranxta, diciendo que es muy fea, que tiene cuerpo de gimnasio. Labrador le hace cariñitos a ella en el balancín en presencia de su madre y la de Benidorm empieza a volverse loca.

Mientras, Labrador se la lleva a hablar y le cuenta lo que está ocurriendo con Ylenia, pero María se siente mal. Él le dice que se lo quiere compensar porque está sintiendo algo. Lógico.

‘Los guaperas también se enamoran, vamos, digo yo’, confiesa Labrador a las cámaras. Las chicas se quedan en casa mientras los chicos comienzan a arreglarse para ir a dar una vuelta con Labrador, su madre y María.

Cuando están a punto de salir por la puerta María llama a Ylenia y le dice que se va, que a la próxima a ver si tiene cojones para tocar a Labrador. Ylenia, estupefacta, le dice a todo que sí, pero la vecina de Labrador está celosa y enfadada y le dice que no la ignore. Ylenia le suelta que sí, que folla muy bien y María, que ya estaba casi en la puerta, vuelve atrás en sus pasos para preguntarle que si está diciendo algo.

Ylenia se calla por respeto a la madre de Labrador delante, pero está muy enfadada y le comenta a las chicas que nadie va a su casa a insultarla. Se desahoga con las chicas y Gata le recuerda que María ya se ha ido y que no tiene porqué montarla. Las chicas están hartas de los gritos y numeritos de Ylenia y quieren ignorarla a toda costa.

Core y Gata se arreglan para irse al chiringuito donde estaban todos y Ylenia decide unirse al grupo, aun sabiendo que puede haber lío.

Ylenia había estaba un buen rato diciendo que iba a montarla pero luego cuando ha llegado no ha dicho nada al grupo, a pesar de que la tensión se cortaba con un cuchillo. Solo sonreía y miraba a Labrador, que estaba con la mano cogida con María.

Labrador le pide disculpas a María por lo que ha hecho en Gandía y le confiesa que siente algo por ella y que espera que todo siga cuando él salga del programa. En el confesionario dice que está enamorado y que quiere tener algo más fuerte con ella y después brinda por el amor con los chicos.

Al día siguiente Ylenia, Arantxa, Clavelito y Abraham se van a trabajar, temiéndose que el jefe no va a aparecer, pero sí que llega. David no se dirige a él, ni le habla, ni le mira. Clavelito quiere hablar con él, pero David le dice que cuando acaben el turno. Luego se viene arriba y le dice que si le pasa algo con él, pero le dice que no le pasa nada.

Planean hacer una fiesta de disfraces y se van a buscar un atuendo para por la noche. Arantxa de disfruta de conejita sexy, Esteban de pizzero, Ylenia de conejita playboy, Clavelito de sevillana, Gata de puta barata, Core de chica Ferrari, Labrador de un gato (solo con una máscara) y Abraham de choni.

El camarero de Ylenia va a la fiesta y le pide un beso, pero ella le dice que vaya despacio. Clavelito se encuentra con la chica de la semana anterior, pero como en la otra ocasión sigue sin querer nada con él. Ylenia se enfrenta con ella y le dice que es un poco puta y ella se sube a la habitación de Core llorando.

Así acaba el capítulo, pero el avance del 13 es escandaloso, porque Ylenia tiene muchas broncas con gente diferente. Para empezar, se enfrenta con una chica que ha traído alguien a la casa (no se sabe quien) y le dice que si no va a acostarse con nadie, que se tiene que ir. La escena continúa con Ylenia tirándole insecticida en la cara.

Abraham habla con el camarero que se está liando con Ylenia y le dice que ella está jugando porque quien le gusta es Labrador. Cuando el camarero se lo cuenta a la de Benidorm, estalla y tiene una bronca muy violenta con Abraham, que explota en la casa. Los chicos le cubren y Esteban se viene abajo por la situación que están viviendo.

Ylenia sigue amenazándole y cuando sube al cuarto en el que están los chicos y Labrador le dice que en la casa no hay un sitio para ella, Ylenia dice que se va a ir y Labrador le dice que ‘eso estaría de lujo’, por lo que la rubia comienza a hacer las maletas. Por ¿tercera? vez.